Relaciones Económicas

Existe una relación económica muy estrecha entre Japón y México. El importante flujo de inversión japonesa en nuestro país y la complementariedad existente entre nuestros productos y servicios han promovido que la relación económica bilateral sea simbiótica y complementaria.

En otras palabras, el intercambio económico entre ambos países tiende en general a enriquecer la oferta de productos y servicios en ambos países, sin provocar competencia desleal en nuestros mercados internos. Más aún, dicha complementariedad ha promovido que México se integre a las cadenas de valor agregado del sector manufacturero, en la elaboración de productos finales de consumo o de exportación. Esta relación económica bilateral ha permitido que México sea muy atractivo para la inversión productiva procedente de Japón, con lo cual nuestro país es actualmente un factor sólido en las cadenas internacionales de producción del sector eléctrico-electrónico y automotriz.

Cabe destacar que la posición geográfica de México es un fuerte atractivo para el establecimiento de industria japonesa en nuestro país. Como parte integral del mercado de América del Norte, y gracias al acceso comercial que otorga el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, nuestro país cuenta con fuertes incentivos para integrar al empresariado japonés al mercado de la región. Con ello, la presencia japonesa contribuye ampliamente en la creación de empleos, capacitación y formación de infraestructura.

Durante 2018, el proceso de renegociación del TLCAN, fue de particular interés para la industria manufacturera de Japón en nuestro país, debido al impacto que pudiese representar principalmente para las armadoras automotrices en México. Durante el año, se mantuvo informado al gobierno y a las empresas japonesas sobre el proceso de negociación del acuerdo con Estados Unidos y Canadá, subrayando de nuestro país por la protección de la industria nacional, en la cual se incluyen aquellas de origen japonés. Asimismo, se mantuvo un diálogo cercano para escuchar sus inquietudes y responder a sus dudas sobre las negociaciones. Con el ajuste del TLCAN y la adopción del nuevo T-MEC, el empresariado japonés cuenta con certidumbre y garantías para continuar las operaciones de sus cadenas industriales con y a través de nuestro país. La inversión japonesa en México fue constante durante 2018, y desde comienzos de 2019, el empresariado japonés ha mostrado un interés continuado por mantener sus proyectos y expandir operaciones hacia nuevos nichos de mercado.

En materia económica, el marco normativo entre México y Japón se compone de:

• Convenio sobre Servicios Aéreos, en vigor desde el 23FEB1973;
• Convenio para Evitar la Doble Imposición e Impedir la Evasión Fiscal en Materia de Impuestos sobre la Renta (v. 06NOV1996);
• Acuerdo para el Fortalecimiento de la Asociación Económica (v. 01ABR2005);
• Acuerdo de Implementación de Conformidad con el Artículo 132 del Acuerdo para el Fortalecimiento de la Asociación Económica (v. 01ABR2005); y
• Protocolo Modificatorio del Acuerdo para el Fortalecimiento de la Asociación Económica (AAE), en vigor desde el 01ABR2012.