Relación Bilateral

México y el Perú son naciones herederas de las civilizaciones más antiguas y diversas de nuestro continente, además de que ambos países comparten una gran variedad de similitudes históricas, culturales, naturales y religiosas. Estos son elementos que favorecen y estimulan ampliamente el entendimiento y el diálogo bilateral, mismos que están basados en el respeto mutuo.

La conformación de la Alianza del Pacífico en 2011, de la que son parte también Chile y Colombia,  ha sido un detonante para la profundización de la relación, con la intensificación del diálogo en los ámbitos político, económico, comercial y cultural.

El Perú es un socio estratégico para México. Desde el 17 de julio de 2015 está vigente el Acuerdo de Asociación Estratégica (AAE) bilateral, que creó  un Consejo a nivel de cancilleres que facilita la concertación política y económica, mediante el impulso de iniciativas que potencian esta relación mutuamente benéfica.

El Consejo está compuesto por tres comisiones: 1) de Asuntos Políticos; 2) de Asuntos Económicos, Comerciales y Turismo y 3) de Cooperación. Además, cuenta con un foro de la sociedad civil, que se convoca para retroalimentar las estrategias acordadas con los puntos de vista de distintos sectores sociales.

El Consejo y su órganos se han reunido en dos ocasiones, la  primera vez en la Ciudad de México (17 de marzo de 2016) y la segunda, en Lima (20 de julio de 2017).

La relación se ha visto enriquecida por el creciente comercio, el aumento de las inversiones mexicanas en el Perú, los intercambios turísticos, académicos, tecnológicos y culturales, además de proyectos de diversa índole, entre los que destacan los ámbitos energético y comercial.

Los gobiernos  de México y el Perú comparten una agenda que prioriza el desarrollo incluyente, el fortalecimiento institucional, el crecimiento  económico sustentable,   la integración regional y la promoción del derecho internacional para la construcción colectiva de soluciones a los retos de la agenda global, desde los principios de responsabilidad compartida, la solución pacífica de las controversias, el respeto a la soberanía de los estados, la cooperación internacional para el desarrollo y la salvaguarda de los derechos humanos.

La fluidez del diálogo se evidencia en constantes reuniones entre representantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de ambos países. Destaca entre éstas, la participación del Presidente del Perú, Martín Vizcarra Cornejo en la ceremonia de toma de posesión del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el 1 de diciembre de 2018.