Ecosistema de innovación

Israel se beneficia de un “ecosistema de innovación” que ha convertido al emprendimiento y la tecnología en motores del crecimiento económico, y en el que gobierno, sector privado y academia participan activamente. Aprovechando los estímulos gubernamentales y la disponibilidad de capital de riesgo, este entorno promueve la creación de nuevas empresas (“start-ups”) capaces de transformar los últimos avances científicos en soluciones prácticas con valor agregado.

El desempeño del ecosistema israelí ha sido reconocido por grandes empresas multinacionales (Intel, General Motors, Microsoft, Cisco, entre otras) por medio de adquisiciones (“exits”) y el establecimiento de centros de investigación y desarrollo (I+D), tendencia que ha consolidado el liderazgo israelí en múltiples sectores. Según el informe de PwC Israel sobre adquisiciones de empresas tecnológicas, en 2020 si bien hubo menos ofertas, solo 60 en comparación con 80 en 2019, su valor acumulado aumentó un 55% a $ 15.4 mmd, desde $ 9.9 mmd el año pasado. El tamaño promedio de las transacciones aumentó en un 207% a $ 257 md. Además, 2020 fue un año récord de ofertas públicas iniciales, con 19 compañías israelíes que salieron a la bolsa, frente a 13 en 2019. Además, la participación de OPI en el valor total de las transacciones aumentó a $ 9.3 mmd (o el 60% del valor total de la transacción), en comparación con $ 2.2 mmd en 2019 (o el 22% del valor total de la operación). El valor promedio por OPI también aumentó considerablemente de $ 169 millones en 2019 a $ 489 millones en 2020, principalmente liderado por Lemonade, JFrog y Nanox en los EE. UU., y Ecoppia y Aquarius Engines en Israel. Además, de las más de 60 empresas fundadas por emprendedores israelíes que han alcanzado el estatus de “unicornio” (empresas privadas valoradas en más de mil millones de dólares), 16 se han unido a la lista en 2020 y otras 10 en el primer cuatrimestre de 2021.

El 2020 se caracterizó por el desarrollo del sector de medicina digital, tecnología financiera (“fintech”), las criptomonedas y el comercio digital. Los sectores de ciberseguridad, conducción autónoma y tecnología de la alimentación continuaron en alza durante este año, de la mano de la inauguración de incubadoras y centros de investigación y desarrollo (“I+D”), y las grandes inversiones por parte de multinacionales extranjeras.

Los logros de Israel en las áreas de ciencia, tecnología e innovación son reconocidos a nivel mundial, incluyendo el mayor gasto bruto en innovación y desarrollo (I+D), la mayor cantidad de empresas que cotizan en NASDAQ fuera de los Estados Unidos y el mayor nivel de capital de riesgo como porcentaje del PIB. Si bien múltiples elementos son necesarios para crear un sector tecnológico empresarial exitoso, entre ellos capital de conocimiento, humano, social, emprendedor y financiero, destaca el conjunto de políticas públicas que han desempeñado un papel clave para fomentar la innovación tecnológica en la investigación y el desarrollo industrial.

Numerosos diagnósticos, incluyendo Laws encouraging technological innovation in Israel, han identificado entre los principales factores de éxito en el ecosistema de innovación israelí: el número de ingenieros y científicos altamente capacitados; la existencia de instituciones académicas de nivel internacional; el servicio militar obligatorio y la cultura de asunción de riesgos; los cuales tienen un impacto directo en la formación de capital humano, social y emprendedor. Por otro lado, el gobierno israelí ha alentado y mejorado la participación del libre mercado en lo que respecta a la disponibilidad de capital financiero a través de la legislación. Desde la década de 1980 y hasta el día de hoy, el gobierno israelí ha tomado decisiones estratégicas con el objetivo de lograr la disponibilidad de capital para los emprendedores y hacer que el retorno económico de la inversión sea más atractivo, compensando así las fallas del mercado y los riesgos del mercado, promoviendo el desarrollo acelerado de las industrias relacionadas con la ciencia y la tecnología en el país.

El marco legal israelí se compone de tres instrumentos principales: (1) la ley de Fomento de la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Tecnológica en la Industria (1984); (2) la Oficina del Científico Jefe (“Chief Scientist”) del Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo (OCJ) establecida en 1969; y la reforma de ley que estableció la Autoridad de la Innovación de Israel (AII) en 2016. Otros instrumentos relevantes incluyen las reformas de 2005 a las reglas de la Bolsa de Valores de Tel Aviv (TASE) que facilitan a pequeñas y medianas empresas como a las compañías de I+D el acceso a capital por medio de ofertas públicas iniciales.

Numerosos análisis explican el éxito del “ecosistema de innovación” israelí con base en la significativa presencia de capital humano altamente capacitado; la existencia de instituciones académicas de nivel internacional; y la disciplina, la tecnología y la cultura de gestión de riesgo propiciadas por el servicio militar obligatorio. Sin embargo, es necesario subrayar que, por medio del marco regulatorio vigente, el gobierno israelí ha logrado identificar y resolver los obstáculos y fallas de mercado a través de la legislación e intervención estatal para fomentar la innovación y el desarrollo tecnológico.

Trabajando de forma conjunta con la academia y el sector privado (local e internacional), Israel ha desarrollado instituciones e incentivos que promueven un ambiente colaborativo, facilitan una mejor distribución de riesgos y la reducción de barreras de coordinación, con el fin de consolidar el potencial de la inversión en I+D. Gracias a estas medidas, el ecosistema de innovación israelí ofrece al sector privado la confianza necesaria para estimular la participación del libre mercado en el desarrollo de I+D industrial y comercial, así como la inversión en bienes y servicios de alto valor agregado.

En conclusión, mediante el establecimiento de una ley marco, la creación de agencias especializadas, así como la implementación de reformas tributarias y regulatorias, Israel ha logrado reducir asimetrías de información, incentivar la colaboración y gestionar los riesgos inherentes al desarrollo de soluciones tecnológicas para un mercado global, así como generar un contexto en el que la disponibilidad de oportunidades de financiamiento y subvenciones públicas tiene un gran impacto y un efecto multiplicador en la actividad empresarial y el crecimiento económico.

Fuentes:

PwC Israel, Exit Report 2020.

_______. 1984. Encouragement of Industrial, Research and Development Law (Unofficial translation): shorturl.at/hrzCQ.

_______. 2011. “Start-up nation: An innovation story” (2011), OECD Observer: shorturl.at/mvEW5.

_______. 2019. “The State of Innovation Operating model frameworks, findings and resources for multinationals innovating in Israel”, PwC Startup Nation Central: shorturl.at/kwQSZ.

Baratz, Y. 2019. “The Israel Innovation Authority to facilitate collaboration between industry and research institutions”, Pearl Cohen: shorturl.at/akCS4.

Getz, D. and I. Goldberg. 2016. “Best Practices and Lessons Learned in ICT Sector Innovation: A Case Study of Israel”, The World Development Report 2016, The World Bank: shorturl.at/htBHZ.

Lach, S., S. Parizat and D. Wasserteil. 2008.  “The impact of government support to industrial R&D on the Israeli economy”, E.G.P Applied Economics Ltd. Research and Consulting in Economics, Marketing and Social Sciences: shorturl.at/hjot0.

Stone, H. A. 2017. “Laws Encouraging Technological Innovation in Israel”: shorturl.at/pwJVX.