Relación Económica

 

En años recientes se observa un constante crecimiento del intercambio comercial entre México y Rusia. Por parte de las exportaciones mexicanas se destaca la predilección del mercado ruso por productos manufacturados como auto partes, aparatos mecánicos, equipo médico, aparatos de óptica y fotografía, y de manera creciente productos agrícolas y alimentos diversos.

El mercado ruso se encuentra en un proceso dinámico de crecimiento y expansión, en el que las oportunidades para el empresariado mexicano son diversas y atractivas.

Rusia, al igual que México, es uno de los países que fungen como motores de la economía global. Como países emergentes, ambos entre los primeras quince economías más grandes del mundo, México y Rusia presentan oportunidades de negocios son diversas y atractivas.

El mercado ruso es uno de los más atractivos del mundo por diversas características, entre las que destacan un creciente poder adquisitivo en los principales centros urbanos, una infraestructura industrial notable y un clima de negocios cada vez más receptivo a la inversión extranjera y al empresariado de otros países.

Para los empresarios mexicanos, la gama de posibilidades abarca desde la exportación de productos agroalimenticios y comestibles procesados hasta la participación de inversiones conjuntas en el sector automotriz.

La Federación de Rusia, para las empresas mexicanas de estatura global, es ya un referente y una prioridad en su estrategia de expansión y negocios.