Relación Política

 

 

Los primeros contactos entre México y el Imperio Ruso se dieron casi un siglo después de la independencia mexicana; en 1890 ambos países formalizaron sus relaciones diplomáticas, aunque los contactos entre viajeros, científicos e intelectuales mexicanos y rusos se remontaban a varios años atrás.

 

 

Durante los periodos de las revoluciones en México (1910) y en Rusia (1917) los contactos se redujeron a un nivel mínimo, pero fue en 1924 cuando México, siendo el primer país del continente americano en hacerlo, reconoció a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

 

 

En 1930, debido a pugnas ideológicas enmarcadas dentro de contexto del antagonismo entre el socialismo y el capitalismo, las relaciones entre México y Rusia fueron interrumpidas hasta 1942, año en que ambas naciones se encontraron como pares en la comunidad internacional con un objetivo compartido, la lucha contra el fascismo y el nazismo.

 

 

Durante la segunda mitad del siglo XX los contactos entre la URSS y México se robustecieron y se expandieron  además a diferentes áreas de colaboración: el desarrollo económico, cultural, educativo, el respeto al derecho internacional y la coordinación en el plano multilateral, entre otros temas.

 

 

Posteriormente a la disolución de la URSS, tanto México como la ahora Federación de Rusia asumieron sus compromisos previos en materia de convenios y tratados, dando así continuidad a la relación bilateral.

 

 

En la primera década del siglo XXI, y debido sobre todo al peso específico de Rusia y México en la arena internacional y en sus respectivas regiones, el diálogo se agilizó al más alto nivel.

 

 

En 2004 el Presidente Vladimir Putin efectuó una visita de Estado a México, que fue de hecho la primera de un mandatario ruso post soviético a América Latina continental  (tras visitar el Caribe en diciembre de 2000). Un año después, el Presidente Vicente Fox realizó  la primera visita de un mandatario de México a la Federación de Rusia. Ambos mandatarios coincidieron nuevamente durante la reunión del G8 + G5 en San Petersburgo, en 2006.

 

 

En los últimos años los contactos de alto nivel se han multiplicado. En febrero de 2010, el Ministro del Exterior de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, se reunió con la Canciller mexicana, Patricia Espinosa Castellano, en un encuentro cordial en el que sobresalió el interés de ambos países por seguir profundizando sus relaciones en un ambiente de cordialidad y cooperación.

 

 

Por su parte, los mandatarios, Enrique Peña Nieto, de México, y Vladímir Putin, de Rusia, se han encontrado en diversas ocasiones en foros internacionales, donde han podido intercambiar puntos de vista sobre los temas más importantes de la actualidad. Tal fue el caso de su encuentro en San Petersburgo en el marco de la cumbre de líderes del G-20 en 2013, así como en Pekín en ocasión de la cumbre de APEC en 2014, así como su reciente encuentro en Turquía con motivo de la cumbre de líderes del G-20, en 2015.

 

 

Se han celebrado también reuniones entre los cancilleres de ambos países. El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se reunió con el entonces secretario de Relaciones Exteriores mexicano, José Antonio Meade, en septiembre de 2014, en el marco de la Asamblea General de la ONU, y con la Secretaria Claudia Ruíz Massieu, en septiembre de 2015, durante los trabajos de la 70 Asamblea General de la ONU.