México y Uruguay invitan a conferencia internacional sobre la situación en Venezuela

 

Comunicado No. 016

Los Gobiernos de México y Uruguay, en virtud de la posición neutral que ambos han adoptado frente a Venezuela, han decidido organizar una conferencia internacional con  representantes de los principales países y organismos internacionales que han compartido esta posición.

 

El propósito de la conferencia es sentar las bases para establecer un nuevo mecanismo de diálogo que, con la inclusión de todas las fuerzas venezolanas, coadyuve a devolver la estabilidad y la paz en ese país. Este esfuerzo responde al llamado del secretario general de la ONU, António Guterres, de apostar por el diálogo frente a quienes niegan que exista esa posibilidad.

 

Ambos gobiernos han adoptado una posición de no intervención, a la vez que han externado su preocupación por la situación de los derechos humanos en Venezuela. Por ello, han decidido convocar a un diálogo inclusivo y creíble que solucione la delicada situación por la que atraviesan nuestros hermanos venezolanos.

 

La conferencia se llevará a cabo el día 7 de febrero en la ciudad de Montevideo, Uruguay, y se espera que cuente con la representación de más de diez países y organismos internacionales. El Gobierno de México está listo para trabajar con aquellos miembros de la comunidad internacional que, al igual que Uruguay y la ONU, deseen apostar por la diplomacia.

 

Unión Europea expresa su interés en participar en el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica

La Unión Europea ya está presente en la región con programas importantes, y que buscarán alinear sus esfuerzos para que sean compatibles con los objetivos del Plan

Durante la reunión desarrollada éste jueves 20 de diciembre en las instalaciones de la cancillería, entre el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, el Embajador de la Unión Europea en México, Klaus Rudischhauser, los Embajadores y representantes de los países miembros de la Unión Europea y el Director de la Sede Subregional en México de la CEPAL, Hugo Eduardo Beteta, se realizó la presentación del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, firmado el día 1º de diciembre del presente por los Presidentes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

 

Al final de la presentación, el Embajador Rudischhauser señaló, a nombre de la Unión Europea y sus estados miembros, que comparten valores con México y mantienen una estrecha y buena relación con nuestro país, motivo por el cual están siempre atentos a sus propuestas.

 

Agradeció a la cancillería mexicana la iniciativa para presentar, tanto a los representantes de su Delegación como a los Embajadores y representantes de los estados miembros de la Unión Europea, los lineamientos del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica.

 

Añadió que ven con interés éste Plan, toda vez que busca impulsar el desarrollo social y las oportunidades económicas en la región, a través de proyectos sostenibles, contribuyendo a prevenir las causas que originan los fenómenos migratorios, al combatir la pobreza y la desigualdad social, añadiendo que dichos aspectos son coincidentes con la visión global y la filosofía de la Unión Europea, por lo que expresó su deseo de revisar el Plan de Desarrollo Integral y estudiarlo en forma detallada, con el fin de identificar posibles áreas de cooperación y poner a disposición la experiencia y capacidad de la Unión Europea y sus estados miembros.

 

Agregó que la Unión Europea ya está presente en la región con programas importantes, y que buscarán alinear sus esfuerzos para que sean compatibles con los objetivos del Plan.

 

Mencionó que seguirán con atención los avances del Plan, solicitando atentamente a la cancillería los mantenga informados sobre ello. Por último, resaltó que tienen más de 50 años de experiencia en integración regional, y desean aportar ésta experiencia e involucrarse identificando áreas de oportunidad para obtener los mejores resultados posibles para la región.

 

 

 

Ciudad de México, 07 de enero de 2019

 

 

 

Mensaje inaugural del Canciller Marcelo Ebrard en la XXX Reunión de Embajadores y Cónsules REC 2019 

 

Canciller Marcelo Ebrard: Muchas gracias, muy buenos días, en primer lugar bienvenidas y bienvenidos a esta XXX Reunión de Embajadores y Cónsules. Quiero saludar muy especialmente a los titulares de las representaciones de México en el exterior, embajadas, consulados y oficinas de México; saludar también a los Senadores y Senadoras de la República, Diputadas y Diputados que nos acompañan el día de hoy, a los ex Secretarios de Relaciones Exteriores y queridos amigos, ex Cancilleres de la República; al honorable cuerpo diplomático acreditado en México, que el día de hoy nos hace favor de acompañarnos; a todas y todos los miembros del Servicio Exteriores Mexicano, compañeras y compañeros de la Secretaría de Relaciones Exteriores; desde luego a los representantes de los medios de comunicación, del sector empresarial y a las muy destacadas personalidades que nos honran con su presencia. Muy bienvenidas, bienvenidos.

 

Y aprovecho la ocasión en primer lugar para desearles muy feliz año que sea un años en primer lugar de salud de éxito para todas y para todos y diaria yo también si se me permite, de orgullo y avances para México en este 2019, muchas felicidades a todas ya a todos.

 

Vamos a iniciar con esta reunión, varios procesos en estos días para diseñar nuestra política exterior, la que vamos a llevar a cabo estos 6 años, no porque no tengamos ya ideas preconcebidas, o porque carezcamos de tesis o ideas sobre cómo organizarnos en el mundo, sino por que respetamos profundamente al Servicio Exterior. Vamos a tener reuniones por región, por causas a defender y también vamos a tener reuniones para las nuevas dimensiones que queremos subrayar en los próximos años y meses por venir.

 

Vivimos un mundo transicional, con cambios muy relevantes, claro que podría decirse que el mundo nunca ha sido estático, pero lo que debemos subrayar y en primer lugar tener claro, es que estamos en un contexto global con cambios profundos, algunos muy claros ya, muy acentuados  y otros quizá no tanto  pero que implicaran relaciones de largo alcance para nuestro país y por tanto lo primero que tenemos que hacer, es tener claro en qué escenario estamos trabajando.

 

Aspiramos por supuesto a tener la más estrecha relación posible y muy respetuosa relación con todos los países.

 

Aspiramos y nos proponemos participar en las causas globales que nos animan, la lucha por los Derechos Humanos, el fortalecimiento de los valores democráticos con los que nos identificamos profundamente, la preocupación sobre el cambio climático y las acciones que tenemos que llevar a cabo para salvaguardar el futuro de las próximas generaciones. Solo piensen ustedes en el caso de México en la evaluación de riesgo, que en su momento hicimos, de cuáles son los impactos que ya tenemos del cambio climático y de cómo pone en riesgo inclusive la viabilidad de regiones y ciudades enteras, empezando por esta ciudad.

 

Causa Globales que nos animas y con las que nos identificamos: Relaciones bilaterales estrechas y productivas con el mayor número de los países del mundo y todos aquellos con los que tenemos relaciones democráticas; diseño de nuevas respuestas para antiguas certidumbres que quizá ya no son suficientes. Queremos pensar una relación diferente con el Asia

 

Pensar una relación diferente con el Asia. Tenemos que imaginar, diseñar y aplicar una política de coexistencia y correlación con América del Norte que hoy nos impone retos muy distintos; vamos a necesitar nueva respuestas, no apelamos solo a la tradición que de suyo siempre es decisivo, sino apelamos también a la imaginación. Por eso hablo de diseño, de una nueva política.

 

Con la Unión Europea, sí tenemos un acuerdo global de modernización comercial en curso, pero se van a necesitar muchas otras cosas.

 

Con el Medio Oriente y África, tenemos que revisar nuestra posición ahí. Como ustedes saben México ya presentó varias propuestas para que la comunidad internacional participe con nosotros en algo que será prioridad de política interior y de política exterior, que es el sur de México, especialmente Honduras y El Salvador.

 

Muy interesante porque es un esfuerzo para desarrollar el sur de México, ya el Gobierno mexicano anunció de acciones de miles de millones de dólares que en la Cámara de Diputados aprobaron recientemente y ahora se busca que también los países del norte, de Centroamérica, nuestros vecinos inmediatos, participen en el mismo esfuerzo de desarrollo que en el que en la comunidad internacional pueda ser parte.

 

Participen, hagamos una causa común. En ello hemos tomado muy en cuenta las lecciones, las experiencias que México tuvo ya en otros periodos de la historia, respecto a su participación para el desarrollo, respecto a la limitación de conflictos, respecto a la búsqueda de soluciones negociadas.

 

Aquí está el maestro Bernardo Sepúlveda, gracias maestro por estar presente, encabezó y fue parte  de muchas iniciativas, entonces, vamos a tomar en cuenta lo que hemos aprendido de nuestra historia para ese futuro que nos impone nuevas condiciones.

 

Defendemos el principio de no intervención; solución pacífica de los conflictos, cooperación para el desarrollo, es lo que manda nuestra Constitución, pero no intervención no significa facilidad, pero sí significa respeto a los países.

 

Alguien me preguntaba, “¿Qué no les preocupa los derechos humanos?”, nos preocupan esencialmente, yo podría decirles que este será un Gobierno con un compromiso muy profundo y ya se está viendo con los derechos humanos en primer lugar en México y eso es lo que nos va a dar autoridad moral para poder opinar en el ámbito internacional  sobre esa materia, valores democráticos, igual

 

¿Qué es lo que nos puede dar la efectividad en estas causas generales, pero también  en las relaciones bilaterales?, ¿qué es lo que nos lo puede dar?

 

Alguien dirá, bueno desde luego la magnitud de lo económico, el éxito de las reformas en curso, pero esencialmente la autoridad moral que dé viene de una autoridad basada en la legitimidad democrática y en la defensa eficaz de los derechos humanos aquí en México en primer lugar.

 

Esencialmente la congruencia entre las causas que defendemos y las políticas que aplicamos en nuestro propio país.

 

Tenemos una visión optimista y no ingenua y ¿por qué tenemos una visión optimista en un mundo que pareciera, a veces no tener las condiciones para asumir condiciones optimistas? ¿Por qué?

 

Bueno, porque hace muy poco tiempo, muy poco no se pensaba que un cambio político como el que está viviendo México pudiera ser factible. Nos decían que era muy difícil, que no se podría o que no se respetarían los procesos electorales y que no podría haber un cambio pacífico en la orientación sustantiva del país; y lo que estamos viviendo es lo inesperado, no solo porque se ganó la elección, sino todo lo que ha acompañado este proceso político.

 

México hoy es un punto de referencia en nuestro continente y en el mundo, y eso nos hace que tengamos un recurso que estructuralmente cambio el peso de México y sus posibilidades de lograr nuevos objetivos estratégicos. Esa autoridad política cambia nuestra situación global, por eso en primer lugar somos optimistas, porque igual que México pensamos en su momento ‘bueno y si todo pudiera ser distinto’ o si no todo cuando menos una parte sustancial.

 

Y qué tal si la sociedad puede ser efectivamente menos desigual, y que sucedería si desaparecen el uso de dadivas e instrumentos en los procesos electorales para alterar los resultados de las elecciones, y que sucedería si se tienen instituciones que puedan concitar el respaldo mayor del país, y que sucedería si varias cosas que pensábamos imposibles pudieran ser reales, posibles ¿qué sucedería?, y esa pregunta llevó a una respuesta que es lo que estamos viviendo hoy; porque muchas pensaron que era posible construir algo así.

 

Nosotros creemos que en el ámbito global de nuestras relaciones exteriores podemos obtener un enfoque también optimista, decía yo ‘somos realistas’, no ingenuos, pero pensamos que con esta nueva circunstancia tenemos un margen, una posibilidad que les invito el día de hoy, en esta reflexión, a que la llevemos a cabo, la realicemos; oiga pero estamos en un mundo donde los valores han cambiado muy rápido, los valores que sentamos en definitiva están en tela de juicio, pues sí que gran privilegio estar en ese contexto defendiendo los valores que sabemos que son los correctos, que son los verdaderos, los importantes, y que privilegio poderlo hacer con autoridad política; no es cualquier cosa.

 

Nuevos retos, un mundo que cambia, un escenario transicional, riesgos, sí, pero también partimos de una base diferente y esa base diferente, es, puede ser y será decisiva para los objetivos de México que es promover y defender sus legítimos intereses y su idea del orden global.

 

Vamos a rediseñar nuestra política exterior con esos puntos de referencia. ¿Qué nuevas dimensiones queremos darle, imprimirle? Además de las que ya mencioné, bueno una estrecha relación con el sector empresarial, ¿por qué? Porque nos va a corresponder ahora hacernos cargo de la promoción económica y comercial, en coordinación con la Secretaria de Economía y otras dependencias. Ese es un nuevo reto, bueno alguien dirá ‘hace muchos años fue de otro modo’, pero hoy es un reto. Tenemos que organizar a la Secretaría para eso, y nos vamos a organizar para eso y vamos a ser eficaces y vamos a estar muy cerca de las empresas, las grandes, las medianas y las pequeñas.

 

Otra dimensión, la cultura. Le vamos a dar un gran peso a la diplomacia cultural de México, a la presencia de la cultura mexicana en todo el mundo.

 

Otra dimensión que queremos tener, vamos a organizar muchos eventos en México de importancia, de relevancia para la innovación, la ciencia y la tecnología. México va a prestar un gran interés a ese esfuerzo, vamos a buscar estar mejor conectados y más rápido al mundo de la innovación, la ciencia y la tecnología, al conocimiento de lo cual depende también el futuro del país, son elecciones que hay que dar en los últimos 20 años, para eso vamos a invitar y vamos a estar cerca de todos los países acreditados el día de hoy aquí y de otros que seguramente van a simpatizar con esta causa.

 

La dimensión cultural, empecemos por no olvidar la migración mexicana que está en América del Norte y en otras regiones del mundo que ni los contamos, ni los (inaudible) y son parte de la nación mexicana. El hecho de estar fuera de México no quita la ciudadanía, entonces las y los mexicanos (inaudible) tienen que saber y tienen que tener claro nuestra experiencia cotidiana que nuestros esfuerzos son parte de nuestra nación y no los hemos olvidado y jamás los olvidaremos, así lo vamos a hacer, con entusiasmo, con apertura, con alegría y decía yo, con optimismo.

 

Si ustedes me preguntasen, ¿Cuál podría ser la síntesis de este nuevo momento que vamos a emprender?, ya sé que tienen muchas incertidumbres, pero déjenme adelantar una certidumbre esencial, digamos que México ha recuperado la confianza en sí mismo, que México es un país que ve distinto ahora, que México es un país en donde tenemos por nuestra decisión, por lo que podamos y vamos a alcanzar, vamos a tener un rol cada vez más importante en América y en el mundo y eso y para eso es que es tan importante la participación de todas y todos ustedes.

 

Veamos el futuro sí, con incertidumbre respecto a los retos que nos impone pero sobre todo con la confianza de que somos un gran país y que nuestra democracia se ha fortalecido y que sí se va a lograr un mundo (inaudible).

 

Déjenme concluir esta breve introducción a nuestra reunión con una reflexión que compartía yo hace muy poco en Marrakech a propósito del pacto en torno a migración, para una migración segura ordenada que pueda llegar a ser muy sana para los derechos de las personas.

 

Yo les decía en la comunidad internacional, vemos con entusiasmo este pacto, sabemos que tiene dificultades para llevarse a cabo, pero lo vemos con entusiasmo porque significa que hay una conciencia global de que lo que sostiene este pacto es correcto, de que podemos tener una dimensión humana, que algunos pensábamos o algunos pensaban que se había perdido. La dimensión de la dignidad de las personas, la causa última de toda la acción que podamos formar a nivel global que es ¿cuál?, la dimensión humana de desarrollo, ¡ah, pero es una integridad! no, ya es un pacto y mañana será una realidad de muchos países. Y eso quiere decir que vale la pena lo que estamos haciendo, que vale la pena lo que ustedes creen, que vale la pena luchar por lo que estamos luchando, que tiene sentido y lo mejor, que podemos ganar, que esa causa puede triunfar en nuestra generación. Y hoy la expectativa y la convocatoria es para que eso lo hagamos realidad, cada quien con su granito de arena.

 

Entonces amigas y amigos hagámoslo, hagámoslo primero entre todas y entre todos.

 

Muchísimas gracias y mucho éxito en esta reunión de Embajadores y Cónsules, gracias por estar con nosotros, muy amables.

 

Media Note
Office of the Spokesperson
Washington, DC
December 18, 2018

 


 

The United States and Mexico seek to continue modernizing our bilateral engagement to reflect changes in the world and to ensure our citizens directly benefit. We are committed to promoting strong regional economic growth, good jobs, and expanded opportunity for all of our citizens.

This declaration reflects the importance both countries attach to our bilateral relationship. The spirit of cooperation between our countries is strong with institutional, economic, familial, and cultural bonds that link the United States and Mexico and are the foundation of our bilateral relationship.

The United States and Mexico today commit to strengthen and expand our bilateral cooperation to foster development and increase investment in southern Mexico and in Central America to create a zone of prosperity. Both countries recognize the strong links between promoting development and economic growth in southern Mexico and the success of promoting prosperity, good governance, and security in Central America. The United States welcomes the Comprehensive Development Plan launched by the Government of Mexico in concert with the governments of El Salvador, Guatemala, and Honduras to promote these goals. The United States and Mexico will lead in working with regional and international partners to build a more prosperous and secure Central America to address the underlying causes of migration, and so that citizens of the region can build better lives for themselves and their families at home.

Promoting Prosperity, Good Governance, and Security in Central America: The United States and Mexico will continue government cooperation and coordination to enhance security, governance, and economic prosperity in Central America, complementing the Northern Triangle countries’ Plan of the Alliance for Prosperity. The United States is committing a total of $5.8 billion in support of institutional reforms, development, and economic growth in the Northern Triangle from public and private sources. The United States and Mexico will also work with the U.S. and Mexican private sector and multilateral development banks to promote investment and economic development in the Northern Triangle. We will leverage the resources of U.S. and Mexican international development finance capabilities to better target investments in the region.

Cabinet-level Meeting and High Level Taskforce: The Governments of the United States and Mexico will convoke a cabinet-level meeting in late January 2019 to agree on a strategic framework for our cooperation in Central America to address root causes of migration. The United States and Mexico will establish a high-level taskforce to facilitate design and implementation of cooperation and monitor progress on advancing our common objectives.

Investment in Southern Mexico: The United States and Mexico will strengthen coordination with the private sector and development institutions to expand infrastructure and generate employment opportunities in southern Mexico. The government of Mexico has announced the largest development commitment in decades in southern Mexico to include $25 billion over 5 years. The United States, for its part, through the Overseas Private Investment Corporation, is focused on private and public investment in Mexico totaling 4.8 billion, to include committing $2 billion for suitable projects in southern Mexico. The United States will seek to leverage public and private investment in Mexico and is exploring options of further investment in dialogue with the government of Mexico.

Bilateral Business Summit: The United States and Mexico will convoke a business summit in the first quarter of 2019 with participation by a broad range of U.S., Mexican, and international private sector representatives to increase investment and business opportunities in Mexico with a special focus on southern Mexico and the Northern Triangle.