En San Vicente y las Granadinas, México está cooperando en la construcción de puentes, incluyendo el puente principal, y protección del terraplén del río Cumberland. Estas estructuras fueron destruidas durante las lluvias torrenciales que azotaron el país en 2013. El proyecto está siendo financiada por el Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe (Fondo de Yucatán), y comenzó en octubre del 2016 y se espera finalice en noviembre del 2017.