PRESENTAN EL SERVICIO INTERNACIONAL DE EVALUACIÓN DE LA LENGUA ESPAÑOLA

• En presencia de los reyes de España, los titulares de las universidades Nacional Autónoma de México, de Salamanca y del Instituto Cervantes firmaron el Protocolo de Aprobación de Actividades Iniciales del SIELE

• José Narro Robles, rector de la UNAM, dijo que las acciones derivadas de esta iniciativa alcanzan lo más humano, lo que tiene que ver con el pensamiento y el espíritu, lo que forma parte de nuestra identidad y de la cultura que nos aglutina

• El rey Felipe VI explicó que el español es un patrimonio común, que todos debemos cuidar y cuya difusión y ensanchamiento tenemos que promover


Las universidades Nacional Autónoma de México y de Salamanca, junto con el Instituto Cervantes de España, presentaron el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE), un sistema que permite certificar el grado de dominio de nuestro idioma por medios electrónicos, dirigido tanto a estudiantes extranjeros como a hablantes nativos.

En el acto de firma del Protocolo de Aprobación de Actividades Iniciales del SIELE, encabezado por los reyes de España, Felipe VI y Letizia, el rector de la UNAM, José Narro Robles, señaló que “aquí estamos, para dar inicio a una aventura cultural extraordinaria. Las acciones que vamos a realizar alcanzan lo más humano, lo que tiene que ver con el pensamiento y el espíritu, lo que forma parte de nuestra identidad y de la cultura que nos une”.

En la palabra está, en mucho, el secreto de nuestra especie. Se trata de uno de los códigos más importantes de la cultura. Más allá de niveles culturales y educacionales, el dominio de los idiomas representa parte de la superación de los individuos: así fue en el pasado y así es en la actualidad, consideró.

Nuestras tres instituciones son las primeras del Servicio Internacional, pero no las únicas, otras habrán de incorporarse. Comprometemos nuestro mayor esfuerzo para el éxito de la tarea, sostuvo el rector de la UNAM.

En tanto, Felipe VI explicó que nuestra lengua, el español, es un elemento que nos identifica y hermana. Esta tarde hemos venido para ser testigos de la presentación y puesta en marcha de un proyecto de enorme relevancia cultural para el mundo hispanohablante.

El español es un patrimonio común que todos debemos cuidar y cuya difusión y ensanchamiento tenemos que promover, abundó en el Anfiteatro Simón Bolívar del Antiguo Colegio de San Ildefonso.

El español tiene una fuerza expansiva en el mundo, en particular en Estados Unidos, Brasil o China. “Si queremos que nuestra lengua se afirme como la segunda de comunicación internacional, debemos superar la visión de corto plazo, centrada en lo de cada uno, y poner en común los recursos de todos para lograr un objetivo que redundará en beneficio común. Este proyecto se proclama iberoamericano y buscará la ayuda de los gobiernos y la colaboración de empresas”.

En el universo de la enseñanza del español como lengua extranjera faltaba un certificado ágil y de gran prestigio que se situara en la línea de los que ofrece la lengua inglesa. Los equipos académicos de las tres instituciones han trabajo, codo con codo, en un nuevo tipo de examen de carácter panhispánico.

En su oportunidad, Daniel Hernández Ruipérez, rector de la Universidad de Salamanca, afirmó que “sin dejar de ser el instrumento para expresar con precisión y claridad las ideas, sin dejar de ser el ámbito placentario que las hace posibles, la lengua nos habita”.

El modelo adoptado por el SIELE está orientado a la mejora, más que a la medición estática de conocimientos, a una medición de la evolución, es decir, a algo más centrado en lo que es el aprendizaje de una lengua. Así, el Servicio incorpora dos elementos: la medida y el lenguaje.

Por su parte, Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, refirió que 21 millones de personas estudian español: 7.5 millones en Estados Unidos, seis millones en Brasil, 2.5 millones en Francia y un millón 200 mil en el África subsahariana.

El SIELE no es sólo una prueba de evaluación, sino un sistema de promoción del español de todos. Se caracteriza por su versatilidad y facilidad de realización electrónica, que lo hará muy atractivo. Será la primera vez en este ámbito que una prueba de evaluación y certificación de nuestro idioma incluya textos orales y escritos procedentes de todo el mundo hispanohablante; las pruebas de comprensión auditiva contemplarán las diferentes variedades del habla, mexicana, española, argentina, por ejemplo.

Los equipos académicos de las tres instancias que trabajan unidos en la preparación de los materiales han logrado, a juicio de los consultores externos, como el British Council, un producto extraordinariamente novedoso y de gran calidad, mencionó.

El documento signado por los titulares de las tres instituciones establece el compromiso de realizar de forma conjunta, la propuesta y aprobación de la red de Centros de Examen SIELE y de la red comercial; la integración de universidades iberoamericanas como colaboradoras en la extensión y en la administración de las pruebas de examen, y la supervisión del plan comercial de la empresa tecnológica y comercializadora seleccionada para llevar a cabo el desarrollo del proyecto, entre otras actuaciones principales.

Entrelazos

En las salas 7B y 7C del Antiguo Colegio de San Ildefonso, el rector Narro Robles y los reyes realizaron un recorrido por la exposición Entrelazos. España y la Universidad Nacional Autónoma de México, que les fue explicada por Clara Inés Ramírez, integrante del IISUE.

Se exhiben documentos, artilugios, actas, libros de incuantificable valor histórico, así como la obra intelectual de quienes, a lo largo de seis siglos, han entretejido a la península Ibérica con esta casa de estudios.

Detrás del cristal de sus vitrinas destacan la Cédula de la Real Universidad de México en su génesis en 1551 y, por supuesto, el diploma, la estatuilla e insignia del Premio Príncipe de Asturias en Comunicación y Humanidades, recibido en el año 2009.

Entrelazos se centra en cuatro momentos culminantes: el primero alude a la fundación y organización académica y administrativa de la Real Universidad de México, cuando ésta dependía de la monarquía, en 1551; el siguiente, la fundación de la Universidad Nacional, en 1910; después, 1939, cuando la UNAM recibió a numerosos exiliados españoles, víctimas de la dictadura y, por último, cuando se concedió a esta casa de estudios el Premio Príncipe de Asturias en 2009.

Posteriormente, en el Salón El Generalito, los reyes firmaron el Libro de Visitantes Distinguidos.