Washington, DC, Diciembre 22, 2016

  

Estimados Paisanos,

Al llegar a su fin este complejo año de 2016, quiero aprovechar la oportunidad para desear a ustedes y a sus seres queridos unas felices fiestas y un próspero año nuevo. Culmina un año de estridencia electoral e inicia un 2017 que, además de oportunidades, nos presentará nuevos retos. Por ello les reitero que no están solos. 

Estos retos que tenemos por delante nos imponen la tarea de mantenernos muy cerca de nuestras comunidades para continuar reforzando su empoderamiento y promover sus derechos e intereses.

La Secretaría de Relaciones Exteriores sigue fortaleciendo su capacidad de atención y prestación de servicios en Estados Unidos. El Presidente Peña Nieto y la Canciller Ruiz Massieu han reiterado su compromiso con la firme defensa de los migrantes, promoviendo una política bilateral con Estados Unidos que reconozca las contribuciones significativas de los migrantes y que atienda el fenómeno migratorio desde una perspectiva regional y de responsabilidad compartida.

Esta visión del gobierno de México en favor de la comunidad mexicana en este país, seguirá guiando nuestras acciones con la próxima administración estadounidense.

De nuestros retos han surgido escenarios favorables: en el año que termina, se consolidó una importante tendencia social en este país: el fortalecimiento y creciente empoderamiento de la comunidad hispana en Estados Unidos.

Con el desarrollo sostenido de sociedades plurales, tolerantes y multiétnicas podemos enfrentar el aumento de las posiciones anti-inmigrantes que vivimos este año.

Juntos debemos facilitar una participación cívica más profunda de la comunidad mexicana en Estados Unidos, que asegure su prosperidad y permita que su voz sea escuchada y su cultura reconocida.

Los migrantes no son, y nunca han sido, una amenaza a la seguridad de Estados Unidos. Son hombres y mujeres trabajadores, cuya cultura y sólidos valores enriquecen y engrandecen a este país.

En este esfuerzo por lograr un mayor empoderamiento de mexicanos y mexicano-americanos en Estados Unidos, la Embajada y los consulados seguiremos trabajando de la mano con la comunidad y con actores clave de la sociedad estadounidense para difundir información de relevancia y acercar servicios a la comunidad.

Debemos tener presente que este país enfrentará una reconstrucción de las alianzas que se necesitan para promover ante el Congreso y sectores importantes de la sociedad estadounidense, la importancia de la relación entre nuestros dos países en un sinnúmero de áreas, siendo protagonistas de esa nueva dinámica.

Confiamos en que si reconocemos y asumimos plenamente los retos comunes que enfrentan nuestras dos sociedades, en 2017 la relación bilateral puede detonar una nueva etapa de progreso basada en la corresponsabilidad, el diálogo franco y respetuoso, y la confianza mutua. 

Reitero mis mejores deseos para ustedes y todas sus familias.