Estimados Paisanos,

Para todos los mexicanos que vivimos en Estados Unidos, es un honor conmemorar el Aniversario de la Independencia de México desde este lado de la frontera.

Se trata de una oportunidad única para recordar los ideales comunes que inspiraron los movimientos independientes tanto en México como en Estados Unidos: libertad, igualdad, justicia y democracia.

Compartimos con ustedes la nostalgia de no poder estar con amigos y familiares celebrando en nuestro país, pero nos llenamos de orgullo de poder representar en el exterior a la gran nación mexicana que rebasa las fronteras de su territorio.

En mi paso por distintos Consulados mexicanos y ahora desde nuestra Embajada en Washington, he sido testigo del desarrollo de las comunidades mexicanas en momentos clave de nuestra vida independiente y de la relación bilateral con Estados Unidos y, desde luego, 2016 no es la exepción.

Desde los Consulados, la Embajada en Washington, DC, y la Cancillería, redoblamos esfuerzos de protección y de apoyo a la lucha de nuestras comunidades para hacer efectivos sus derechos civiles, sociales y políticos.

El trabajo dedicado, profesional y constante de los miembros del Servicio Exterior mexicano continúa contribuyendo al tejido de las redes que vinculan de manera estrecha a los pueblos y economías de nuestras dos naciones.

En Estados Unidos hay más de 35 millones de personas de origen mexicano. Todos aportan día a día con su esfuerzo, intelecto y trabajo al progreso de los dos países.

Hoy, como todos los días, reconocemos a nuestras comunidades y a los latinos en Estados Unidos por lo que son, lo que han logrado, lo que pueden ser y lo que llegarán a ser.

Estamos orgullosos de ustedes y seguiremos trabajando juntos para promover sus derechos.

Paísanos: la celebración de la Independencia de México nos brinda a todos los mexicanos, dentro y fuera del país, la oportunidad de reflexionar sobre el proyecto de nación que queremos impulsar, sin perder de vista quiénes somos y de dónde venimos.

Somos generaciones llamadas a transformar el futuro, nos corresponde el reto de seguir fortaleciendo a México, sin importar si estamos dentro o fuera del país.

La fuerza que nos da la unidad de ser mexicanos, de trabajar y luchar por nuestras familias, nos impulsa a promover ese espíritu de solidaridad para que nuestras comunidades, donde quiera que estén, sean espacios de tolerancia, desarrollo e igualdad.

¡Viva México!