Ciudad de México, 21 de Abril de 2016

Embajador Carlos Sada Solana: Muy buenas tardes, un gran gusto, un placer estar con todos ustedes en esta primera rueda de prensa después de que he sido ratificado por el Senado de los Estados Unidos Mexicanos para fungir como Embajador de México en la Embajada de nuestro país en Washington.
Me siento extremadamente honrado, me siento muy motivado para esta responsabilidad que tenemos enfrente de nosotros y hablo en plural deliberadamente porque es una estrategia que incorpora a muchos factores.
Me doy muy validado, también porque no se tuvo ningún voto en contra de manera que esto representa que llevo la responsabilidad del Estado Mexicano en este lugar.
Ayer, en mi presentación ante las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores de América del Norte, presenté mi plan de trabajo que se basa en ocho ejes fundamentales.
Uno de ellos, es la apreciación y el empoderamiento de la comunidad mexicana, a qué nos referimos con esto, a dar los más elementos posibles a nuestra gente para que desde acciones tan elementales como de protección preventiva que puede ser conseguirle un acta de nacimiento, otorgarles una matrícula, en apoyarlo para que saque una licencia de manejo, o algunos otros documentos, puedan confiar en esta estructura que tenemos.
Por otro lado, hay otras acciones de prevención consular que es la protección directa, estar muy pendientes de las personas que son detenidas, que son llevadas a cárceles y penitenciarias y que tenemos todo un sistema bastante desarrollado diría yo, en el sistema consular mexicano, como mecanismo de reacción, para estar pendientes por supuesto en los centros de detención que es el preámbulo para las deportaciones, de manera que siempre, subrayo siempre, tengamos la información precisa de las autoridades americanas, para que no se deporte a ninguno de los mexicanos y que se siga el proceso legal correspondiente.
Finalmente en el ámbito de protección , en lo general el tema de la doble nacionalidad es un tema que si bien puede parecer novedoso esta coyuntura que yo en lo personal he asistido a programas de promoción de la nacionalidad para nuestros compatriotas, muy claramente cuando estuve de Cónsul General de México en Nueva York, que acompañé en dos ocasiones al Alcalde Bloomberg que tenía toda una estrategia para la ciudadanía de diferentes residentes legales, de diferentes países y es lo que estamos haciendo ahora porque es un mecanismo de protección muy importante porque mucha gente piensa que la gente que es residente legal, ya no es vulnerable a ser deportada, y eso no es cierto.
Una gente que si le buscan antecedentes de hace 20 años, aunque tenga 25 años de ser residente legal , puede ser  deportada, o una gente que a pesar de ser residente legal el día de mañana comete un delito, puede ser deportado, una gente que tiene la ciudadanía no es así y subrayo también una cosa muy importante, el hecho de que no se pierde la mexicanidad de acuerdo a las reformas constitucionales que se hicieron en nuestro país en el 98, los mexicanos podemos tener no dos o tres, sino cuatro o cinco nacionalidades,  las que queramos, es más la nacionalidad mexicana es no renunciable, llegan a veces a decirnos, nos vamos a convertir en parte del ejercito de los Estados Unidos pero me piden que nos dé una carta de renuncia y les decimos, lo sentimos no va a renunciar a la nacionalidad mexicana.
Y por otro lado es un mecanismo de protección, ¿qué es lo que estamos haciendo con esto?, es la obligación que tenemos los Cónsules, representantes de México, es proteger a los mexicanos y proteger a los intereses.
Otro de los ejes importantes es el relanzamiento de la red consular, en qué sentido, cuando hablamos de esta nueva estrategia lo que estamos haciendo es retomar lo que ha dicho la señora Canciller en el sentido de esta renovación en donde hay un cambio de su Subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, hay un cambio de Embajador que recae en mi persona y un cambio de 28 Cónsules que representan más de la mitad de toda la estructura consular con diferentes características; pero déjenme decirles hemos estado en diferentes circunscripciones y cada Consulado es diferente, el trabajo consular si bien es cierto que hay patrones estándares con  las referencias que hacían con ciertos programas de protección y documentación etc., la comunidad mexicana es muy diferente.
No podemos hablar de que la comunidad mexicana en Los Ángeles donde estaba hasta hace unos minutos es igual a la comunidad mexicana que está en la circunscripción de Nueva York donde hay una gran dispersión porque hay tres estados: Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, en donde los paisanos han llegado en diferentes tiempos pero muy recientemente  contra toda la comunidad que tiene una consolidación importante en los Ángeles, sobre todo California, pero más en los Ángeles.
Ese es el relanzamiento con líneas muy precisas para afrontar todos los mecanismos que tengamos en materia de protección, y también se está como parte de esta estrategia elaborando mecanismos de reacción, mecanismos de reacción ante coyunturas como la que está sucediendo ahora; en el sentido de que si hay un crimen de odio relacionado con algún pronunciamiento, haya la capacidad de respuesta inmediata no solo de los consulados, sino arropados con autoridades locales, con organizaciones de la sociedad civil, de manera que haya una consecuencia cuando haya una agresión directa contra nuestra comunidad.
El otro eje es por su puesto la diáspora mexicana que muchas veces hablamos de la diáspora, pensando que es una diáspora integral, que es una diáspora compacta, pero yo me refiero a las diásporas mexicanas y que no hemos tenido la capacidad en general de hacer una integración de nuestra comunidad que con diferentes intereses han llegado a los Estados Unidos.
Nuevamente identificamos a la diáspora mexicana como los mexicanos que llegaron posiblemente buscando un trabajo y no nos referimos a los otros millones de mexicanos, partimos de la base de que somos treinta y cinco millones de mexicanos; treinta y cinco mexicanos México americanos; ya hay una línea ahí un poquito diluida entre mexicanos y México americanos, porque nos estamos acercando en las metas comunes que perseguimos, en este sentido los treinta y cinco millones, doce millones son nacidos en México, los otros veinte tres son nacidos en los Estados Unidos; de esos doce millones la mitad son residentes legales y la otra mitad pueden ser indocumentados.
Nosotros nunca preguntamos, por su puesto por su estatus migratorio, para nosotros un mexicano, es un mexicano en cualquier lugar teniendo donde se encuentre.
De manera que tenemos necesidad de tener diferentes formas de atención para esa comunidad  y lo que defendemos ahora cuando hablamos de diáspora; es tratar de integrar a toda la escala y de mexicanos que viven en Estados Unidos.
Mencione que hemos atendido a los mexicanos que llegan siendo más vulnerables, los que ya tienen la residencia legal, pues tienen otro nivel de vulnerabilidad muchísimo menor, pero hay muchos que ya son ciudadanos americanos y siguen siendo mexicanos; ¿Cuantos tienen pasaporte doble? No lo sé, porque eso ya es cuestión personal; México les ha dado esa posibilidad, pero es una gama posiblemente de unos veinte millones de mexicanos que están viviendo en Estados Unidos desde hace muchos años con la doble nacionalidad.
Lo que no estamos agrupados, no estamos cohesionados, no tenemos mecanismos para poder también presionar ante ciertas circunstancias, México por su puesto es el país que tiene más nacionales que tiene en otro país, en los Estados Unidos; pero debemos tomar diásporas de otros países y que tienen  una mayor efectividad y es algo que es perfectamente válido, perfectamente reconocido, que se a gluten los oriundos de un país para las actividades que quieran hacer.
Los nuestros se agrupan más bien para ver cómo se consolida su relación con México, los clubes de oriundos, los programas tres por uno, las festividades que se celebran en fin, pero necesitamos pues de la diáspora mexicana en conjunto con propósitos específicos.
El otro tema es la diplomacia cultural, que también me parece que tenemos una deuda pendiente porque hemos sido un tanto inconsistentes en posicionar de manera sistemática en lo que México es en su cultura.
México a partir de otras cosas y del tratado de libre comercio, cuando se puso la gran exposición (inaudible) res prendo es lo que marca un hito, o a partir que se es un parteaguas y a partir de ahí no hemos tenido una mayor consecuencia, por supuesto hay diferentes tipos de representaciones culturales, nos apoyamos muchas veces en instituciones ya acreditadas en los Estados Unidos, lo que hemos logrado en estos años es crear cuatro institutos culturales, uno está precisamente en Washington.
Seguramente alguno de ustedes lo conoce, otro que está en San Antonio, que lo conozco porque estuve también ahí acreditado, otro que está en Nueva York, que lo conozco porque también estuve ahí acreditado y otro que está en Los Ángeles, que lo conozco porque también estuve ahí acreditado; no es que yo vaya siguiendo esa ruta pero circunstancialmente ahí me ha llevado el destino.
Y no tenemos, si analizan los institutos lo que (inaudible) es que haga un análisis a fondo de los institutos para ver en qué condiciones están, desconozco, pero puedo hablar de cada uno de ellos, pero no es el caso, no es el momento, digo, sobre todo el que tengamos esta política cultural, ya más definida, más estructurada con una visión de mediano y largo plazo, y ahí incluyo por supuesto todas las aportaciones que ha hecho nuestra comunidad, ahí incluyo todas las manifestaciones culturales que hacen los diferentes grupos de diferentes lugares, que ahora voy a mencionar, por ejemplo, siendo oaxaqueño nada más ahí en Los Ángeles, tenemos entre 300 y 400 mil oaxaqueños, nada más ahí en los Ángeles hay entre 28 y 30 bandas de música de chiquillos talentosísimos, eso y entre otras características los oaxaqueños que son muy sensibles a la música, y que son la admiración de los diferentes grupos inclusive locales por esta aportación, por esta contribución.
Pero se queda ahí, se queda en un reconocimiento a este tipo de manifestaciones culturales que México ha aportado a los diferentes lugares en los Estados Unidos, porque en todos los lugares ustedes saben que tenemos 49 Consulados en Estados Unidos, que somos la envidia de cualquier otro país, por eso no es posible que tengan tantas representaciones cuando el segundo país que tiene más representaciones puede ser Canadá y más bien son como promociones porque son representaciones de tipo de promoción económica, porque digo 49, si decían que eran 50 porque se cerró Anchorage, pero se va a abrir dentro de poco Milwaukee y volvemos al número mágico de 50.
Y tenemos la gastronomía como parte del acervo cultural, que esto era una estrategia de parte de la Secretaría de Turismo para que el tema de la gastronomía mexicana que ustedes saben es una de las dos cocinas a nivel mundial que son parte de una (inaudible) de la humanidad pero no lo hemos explotado adecuadamente.
Y esta franquicia “Ven a comer” que es muy importante también porque es una invitación a degustar lo sofisticado de la gastronomía mexicana, no es (inaudible) ni mucho menos de gastronomía como lo es en muchos otros países, la diversidad absolutamente rica en este (inaudible).
En el siguiente eje que es el sistema económico, por supuesto que seguimos trabajando en el tema del Tratado de Libre Comercio (TLC), tenemos mecanismos muy claves en cuestión de controversias, y me ha tocado en mi época, en nuestro (inaudible) en nuestra embajada en Washington, me ha tocado participar en muchas contiendas, muchas diferencias que se han solucionado a través de la solución de controversias, tocando los temas pendientes me parece que no son tantos, dada la magnitud del comercio bilateral entre México y los Estados Unidos, por supuesto que estaremos muy pendientes y obviamente se relanza esta relación comercial tratando de que desde otro eje tengamos una frontera moderna, una frontera que capaz de dar paso a productos, bienes y servicios y personas de manera muy expedita, porque si tenemos una comercialización de mil 500 millones de dólares al día y tenemos 70 mil camiones cruzando la frontera pues solamente tenemos que poner fronteras pero últimamente se han abierto unos nuevos cruces como es el caso del cruce peatonal reciente que está entre Tijuana y San Diego, que es un ejemplo de participación conjunta, sector privado básicamente, de inclusión de las autoridades.
Y el otro tema es el de seguridad, seguridad como podemos también en una responsabilidad compartida, alejar de la mejor manera el tema de la corresponsabilidad que incluye por supuesto el tema del crimen organizado, el tema de las drogas, el tema de las armas, en una apretada síntesis a lo mejor ya no tan apretada, estos son los ejes que hemos planteado y que ayer lo comentamos con los señores Senadores en la reunión que tuvimos para la ratificación de mi nombramiento y sin más estoy a sus órdenes.
 
ooOOoo