Washington, D.C., 29 de junio de 2018

 

 

En cumplimiento a las indicaciones del Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, el Subsecretario para América del Norte, Carlos Manuel Sada, y el Embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, encabezaron una reunión con organizaciones que defienden los derechos de los migrantes en Estados Unidos, y representantes de las embajadas de El Salvador, Guatemala y Honduras para analizar e intercambiar puntos de vista sobre las políticas que aplican las autoridades migratorias de Estados Unidos y que resultan en la detención y separación de familias. 

 

La reunión permitió compartir información, identificar sinergias y futuros retos, y determinar acciones conjuntas para salvaguardar los derechos humanos de los migrantes, en particular menores y sus familias.

 

Por parte de los gobiernos centroamericanos estuvieron presentes la Embajadora de El Salvador, Claudia Canjura, el Jefe de Cancillería de Guatemala, Lionel Maza, así como el Cónsul General de Honduras, Roberto Martínez, quienes compartieron sus experiencias sobre las condiciones en las que han sido albergados los menores separados de sus padres, cuya inmensa mayoría son nacionales de sus países.

 

Asimismo, los representantes de las organizaciones American Civil Liberties Union (ACLU), American Immigration Council (AIC), Kids in Need of Defense (KIND), National Immigrant Justice Center (NIJC), y Women’s Refugee Commission (WRC) compartieron, tanto sus experiencias en el trato directo con migrantes que han sufrido la separación de sus hijos, como sus perspectivas de esta situación en materia jurídica y de derechos humanos, al tiempo que instaron a los representantes gubernamentales a redoblar sus esfuerzos de protección consular y a mantener abiertos los canales de comunicación con las autoridades migratorias.  

 

El Subsecretario Sada reiteró el rechazo del Gobierno de México a estas prácticas que son crueles e inhumanas y señaló que nuestro país mantendrá el despliegue de su red consular para atender este tipo de casos y apoyar los esfuerzos de los países centroamericanos. 

 

Todos los asistentes coincidieron en que el derecho y la diplomacia son las principales herramientas para salvaguardar los derechos de las familias migrantes y convinieron en mantenerse en comunicación continua.  

 

Esta reunión se suma a las acciones que ha realizado el gobierno mexicano para atender a las personas afectadas por la política de cero tolerancia, así como para promover la suspensión de prácticas que vulneran los derechos de los migrantes. Asimismo, fortalece la cooperación con El Salvador, Guatemala y Honduras para atender temas de interés común.