Subsecretario Sergio Alcocer Martínez de Castro: Muchas gracias. Muy buenas tardes.

Como informamos oportunamente, el propósito del viaje del presidente Peña en atención a la invitación que le hizo presidente Obama para visitarlo, fue la de ampliar y profundizar en la relación entre los dos países, tener la oportunidad de tener un diálogo sobre los diferentes mecanismos que tenemos establecidos en el diálogo económico de alto nivel en el Foro Bilateral de Educación Superior, Innovación e Investigación, el mecanismo de Frontera Siglo XXI, el Grupo Bilateral de Seguridad, así como el Consejo México-Estados Unidos de Emprendimiento y la Innovación; revisar lo que habíamos logrado en el año 2014, los retos y las metas que nos hemos trazado al 2015.

También como propósito era el poder dialogar sobre los retos que tienen alcance regional, entre ellos los temas de seguridad, pero también lo que implica la relación con otros países, como es el caso de Cuba.

Finalmente, reconocer al presidente Obama su decisión de haber publicado los programas que le permiten potencialmente a un grupo entre dos y medio, tres millones de mexicanos más los mexicanos que puedan beneficiarse de otras medidas, de evitar ser deportados por los Estados Unidos.

Tuvieron esa oportunidad justamente de dialogar en estos temas, de manera que el objetivo de la visita se cumplió ampliamente en un espacio muy amable, de gran camaradería –diría yo– en donde en todos momentos hubo interés de escuchar a la otra parte y de reconocer, sobre todo, las enormes coincidencias que en la relación de México y Estados Unidos tenemos.

Cerraría señalando que la relación de México y Estados Unidos la caracterizaría: Uno, por ser una relación muy madura, una relación en la cual se reconocen enormes puntos de convergencia y cualquier divergencia que tenemos la podemos dirimir; segundo, una relación robusta que nos permite avanzar a pasos firmes, para que los resultados de la interacción en estos mecanismos tengan efectos positivos y tangibles en nuestras sociedades.

Y, por otro lado, una relación de profundo respeto y de una excelente relación de amistad entre los líderes y entre los gobiernos. Ése el estado que actualmente guarda la relación de México con Estados Unidos.

Embajador Eduardo Medina Mora: Después de 20 años de completar nuestra negociación comercial, la relación comercial y de inversiones entre México y los Estados Unidos es extraordinariamente intensa.

Se trata de cadenas de valor muy efectivamente integradas, en una dimensión en que es difícil encontrar o imposible entre otros dos países del mundo.

La relación es compleja, pero ha avanzado de una manera muy significativa en estos últimos 20 años.

No obstante, este avance tan importante no necesariamente respondió en la historia a objetivos de política pública articulados claramente entre los dos países.

En estos dos años se han logrado establecer una hoja de ruta, un mapa, una visión compartida para construir a Norteamérica como la región más competitiva y dinámica del mundo.

Pero esto, además, no sucediendo por accidente o en piloto automático, sino como objetivo muy puntual de una política pública compartida con instrumentos pertinentes, que tienen objetivos muy claramente definidos, secuencia, metas, mecanismos de revisión, grupos que se encuentran periódicamente para revisar los avances, también los obstáculos y garantizar que esta integración se da de una manera exitosa.

Al final se trata que en esta región, la más competitiva y próspera del mundo, se construya bienestar de manera sostenida para nuestros pueblos.

Director General de Comunicación Social, Eduardo del Río: Muchas gracias. Iván Saldaña, de Excélsior.

Pregunta: ¡Qué tal!, muy buena tarde. Me gustaría que me respondieran algunas preguntas.

Una sería: ¿Para este año qué se espera en materia de inversión, ya que el año pasado se hablaba que la instrucción era hablar sobre las reformas?

Difundir las reformas ahora que estamos hablando de reformas de manera más concreta, ¿en materia de petróleo la inversión cuál sería la de Estados Unidos?

En el tema de los niños migrantes centroamericanos y mexicanos no acompañados, ¿cómo va el tema? ¿Cómo se trabaja en Estados Unidos?

Y un poco las nuevas metas, nada más si nos comentan de FOVOSI, de los 100 mil en las Américas y viceversa, los 100 mil estudiando en Estados Unidos.

Gracias.

Subsecretario Sergio Alcocer Martínez de Castro: Iniciaría con la pregunta de las inversiones. Dentro del diálogo económico de alto nivel está planteado como uno de los programas para este año la promoción conjunta de las inversiones para hacerse entre Estados Unidos y México, que forma parte del Programa de Competitividad y de promoción de la competitividad de América del Norte, que se acordó en la Cumbre de Líderes de América del Norte en Toluca el año pasado.

Los tres gobiernos Canadá, Estados Unidos y México, han diseñado este plan de competitividad, mismo que se ha echado a andar y que, como digo, promueve las inversiones.

Se ha dado cuenta por parte de la Secretaría de Economía de inversiones recientes de la industria de las tecnologías de la información y la comunicación, de la industria automotriz, de inversiones relevantes e importantes.

Se habló durante el día de ayer de la necesidad de fortalecer el trabajo de coordinación, para que estas inversiones se den como es el caso, efectivamente, del área energética en donde por los propios yacimientos, la propia lógica de la posible exploración hay oportunidades importantes para que logren inversiones en nuestro país.

En lo que tiene que ver con los menores no acompañados ha habido una reducción muy sensible de éstos, llegando a un pico en el mes de junio-julio de este año, con una reducción de un 57 por ciento, según los datos que nos proporciona el Instituto Nacional de Migración, que ha detectado en la frontera sur el Instituto Nacional de Migración, proveniente fundamentalmente de los tres países del Norte de América Central.

Los cinco países, los tres de América Central, Estados Unidos y México, desplegaron un esfuerzo importante con la participación, en el caso mexicano, muy destacada de la Secretaría de Gobernación, para informar tanto a las comunidades mexicanas como en el caso de las comunidades centroamericanas sobre la no posible reunificación familiar, como se había hecho suponer a quienes lamentablemente habían sido muchas veces engañados de que podría ocurrir.

Este es un tema que se comentó. Hay un agradecimiento claro del gobierno estadounidense, al haber echado a andar una política que el gobierno mexicano no estaba diseñando para su propio desarrollo y que tuvo un efecto positivo en que hubiera una menor cantidad de menores no acompañados en la frontera estadounidense.

Sobre el último tema, el foro bilateral dentro de Proyecta 100 mil, que es la iniciativa sobre movilidad, se ha planteado que 100 mil mexicanos puedan beneficiarse de alguna estancia educativa en los Estados Unidos en el año 2018.

Como se informó oportunamente, la meta del año 2014 era de 27 mil alumnos mismos que cumplimos, además de los 14 mil 800 que hacen estancia en los Estados Unidos de manera desarrollar estudios ya sea de licenciatura o de posgrado, hay que añadir un poco más de 12 mil que se enviaron en diferentes modalidades, tanto en estancias cortas durante el verano, fundamentalmente para fortalecer sus capacidades en el idioma inglés, como las estancias cortas hacia finales de año en donde tanto la Secretaría de Educación Pública como Relaciones Exteriores lanzaron una convocatoria para el efecto.

La meta del año 2014 se cumplió y el día de ayer los dos presidentes comentaron sobre el reto que para este año tiene de 46 mil estudiantes mexicanos en Estados Unidos.

Igualmente, se comentó la importancia de que un número mayor de alumnos estadounidenses visite México. Si bien se notó un incremento el año pasado, es un incremento que tenemos que fortalecer aún para que podamos cumplir con metas.

Sin embargo, hay avances claros cumpliendo con las metas. Igualmente lo mismo en el ámbito del acercamiento de universidades y centros de investigación, para desarrollar consorcios binacionales de investigación, cosa que no se había logrado en décadas y que por primera ocasión estamos hablando de la conformación de consorcios binacionales de investigación en temas como logística –como mencionaba el embajador Medina Mora- que es crucial para el desarrollo económico de los dos países, es crucial igualmente desarrollar nuevas plataformas logísticas haciendo investigación y desarrollando conocimiento.

Mencionaba el embajador la importancia que tiene la manufactura dentro del componente y por eso se está hablando de un consorcio binacional sobre manufactura inteligente, con la participación del gobierno mexicano, del gobierno estadounidense y del sector privado.

Estamos avanzando claramente con los propósitos que nos hemos planteado.

Embajador Eduardo Medina Mora: Agregaría solamente dos consideraciones.

La primera en materia energética. Está claro que los jugadores internacionales, en particular los estadounidenses en este negocio, en este mercado, tienen comprensión cabal de la dinámica de este mercado y visión de largo plazo.

De tal suerte que la reforma energética de México despierta un enorme interés, para obviamente tomar oportunidades de inversión que tienen escenarios de maduración a muy largo plazo, y en esta lógica no se ve afectada por una situación coyuntural de mercado.

Hay un esfuerzo adicional de integrar la infraestructura de distribución eléctrica y de transmisión de abasto de gas, al final aprovechar los recursos energéticos que tienen otros países, que son uno de los elementos mayores de competitividad.

En cuanto a la manufactura, ésta ha sido el elemento más dinámico del comercio bilateral; el comercio bilateral creció el año 2014, en relación con el 2013, 14 mil millones de dólares, que es más que lo que México comercia con los países de la Alianza del Pacífico, es más que lo México comercia con Brasil y Argentina juntos.

La dimensión de esta integración comercial con los Estados Unidos y el papel de la manufactura en ellos son realmente muy destacables.

Director General de Comunicación Social, Eduardo del Río: Carolina Rivera, de Milenio.

Pregunta: Gracias. Buenas tardes.

Primero que nada quisiera preguntarle la instrucción específica que tendrá con los dos embajadores de su reunión, dadas las particularidades y los retos específicos que hay en la región.

Y también para el embajador Medina Mora, no sé si me podría comentar cuáles van a ser las acciones que se van a emprender en los consulados con esto de la reforma migratoria y cómo va esta negociación para que el tema de la matricula consular pueda ser considerada como este requisito que se solicita para confirmar la antigüedad.

Una última, para ambos, si podrían decirme, el tema de Ayotzinapa, de qué manera será abordado en específico, por la cercanía que tenemos con Estados Unidos.

Gracias.

Subsecretario Sergio Alcocer Martínez de Castro: Sobre el tema de la reunión que tendrá lugar en estos próximos días con la región de América del Norte, tendremos la oportunidad de conocer el balance que harán los dos señores embajadores, el embajador Medina Mora y el embajador Suárez Dávila, de la situación en Estados Unidos y Canadá respectivamente.

Efectivamente son situaciones diferentes, en una con un presidente que construye un legado y que tomará las acciones al afecto, como ha sido demostrado en las últimas tres que ha publicado.

Y en el caso del país de Canadá, con un primer ministro que se enfrenta a la posibilidad de llamar a elecciones en cualquier momento, con una –hasta lo que señalan las encuestas– aparente ventaja política sobre sus dos siguientes adversarios políticos. De modo que escucharemos de los dos embajadores un balance de la situación.

A partir de esto tendremos la oportunidad de comentar cuáles son los retos que a nivel cancillería vemos para nuestro sistema consular.

El embajador profundizará en no contestar esto por el tema de acción ejecutiva, ese es uno de los temas que se tratarán.

En el caso de Canadá, tenemos el reto de mantener al sistema consular mexicano al frente de los temas pertinentes con los trabajadores agrícolas temporales, que en número de 19 mil, año con año visitan a Canadá y que requieren de una intervención de nuestros consulados para salvaguardar sus derechos laborales, sus derechos humanos.

Será un reto para la cancillería en lo general con Canadá, el tener un mayor y mejor acercamiento con los gobiernos provinciales de Canadá, adicionalmente de mantener una estrecha relación con el gobierno central canadiense, cualquiera que éste sea, finalmente como resultado de la elección.

En el caso de Estados Unidos es claro que los retos están enmarcados con los anuncios que se dieron ayer, a raíz de la visita del presidente Peña al presidente Obama.

Tomaría el caso de Ayotzinapa. Es un tema que se comentó ayer, al margen del tema de seguridad, en el sentido de la –lo ha expresado el embajador– conversión de los delitos de carácter o la participación de grandes redes, redes complejas de narcotraficantes, a su desmembramiento y a la participación en otro tipo de delitos.

El presidente comentó con el presidente Obama las medidas que se han tomado, tanto desde el punto de vista de la investigación del hecho en sí mismo, la profundización de la investigación y las 90 personas consignadas, como parte de una investigación que sigue abierta, pero también un conjunto de medidas, una batería de medidas legislativas y ejecutivas que se han tomado y que se han planteado al congreso mexicano, para evitar que un hecho como éste, absolutamente condenable y que preocupa a todos, se vuelva a repetir.

Embajador Eduardo Medina Mora: Quedó muy clara la expresión del presidente Obama en su alocución pública ante los medios, que fue exactamente la misma que hizo en privado, que los Estados Unidos consideran a México como un amigo, un socio, un aliado estratégico y en ese sentido están comprometidos para apoyar de la mejor manera posible al desarrollo institucional de nuestro país, a poder enfrentar los desafíos que implica la desarticulación de los grupos de delincuencia organizada del narcotráfico y su evolución reciente, que obviamente presentan nuevos desafíos.

La decisión del presidente Obama de tomar acciones ejecutivas en materia migratoria, la que tomó hace dos años respecto de los chicos que llegaron a ese país muy jóvenes y que desarrollaron ahí su educación; ahora la que se amplía para migrantes en condición irregular, pero que son padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes permanentes, que en conjunto pueden beneficiar hasta a cerca de cuatro millones de ciudadanos mexicanos en los Estados Unidos.

El gobierno de México entiende la dinámica doméstica de la toma de decisiones, pero tiene una responsabilidad indelegable respecto de la dignidad, las oportunidades y la certidumbre de sus connacionales.

Nuestro papel, y este es el compromiso que se asumió por parte del presidente Peña Nieto con el presidente Obama y su administración el día de ayer, es que nuestra red consular, la red consular más grande que un país tenga en otro, se aboque cabalmente con todos sus recursos, con todas sus capacidades, a facilitar el hecho que nuestros connacionales puedan beneficiarse de estas medidas ejecutivas, que les permitirán obviamente avanzar en esta lógica de oportunidades y certidumbre.

Aquí se trata de proveerles la documentación correspondiente, acompañarles en el trámite y de ayudarles a acreditar la antigüedad que se exige en estos nuevos programas para obtener los beneficios.

Todavía no se detalla qué tipo de documentos son los que se van aceptar, pero en nuestras conversaciones con la autoridad americana, que han sido muy productivas y muy intensas, se ha tendido hacia buscar más bien definiciones de concepto, no de documentos específicos.

Y ciertamente la matrícula consular, que es ya aceptada como un documento de identidad fehaciente, podrá ser, también en esa lógica, junto con otros documentos, considerada para acreditar antigüedad.

Serán los elementos documentales, que en cada caso serán distintos, para que cada persona pueda acreditar la estancia ininterrumpida en los Estados Unidos.

Ciertamente la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la Subsecretaría de América del Norte, la embajada de México en Washington, junto con nuestra red de 50 consulados en los Estados Unidos, está poniendo todo su esfuerzo para que con mayores recursos podamos atender la demanda de nuestra población en jornadas ampliadas, en un mayor despliegue de personal, con un mejoramiento tecnológico y de equipamiento para estar a la altura de la demanda de nuestros connacionales.

Tuvimos una experiencia muy exitosa en el DACA, el programa que beneficiaba a los chicos que llegaron a los Estados Unidos muy jóvenes; nuestros connacionales tuvieron un índice de éxito en sus trámites muy superior al de cualquier otra nacionalidad y esto no es casual. Pretendemos ahora capitalizar esa experiencia e impulsar una lógica en este mismo sentido, con respecto de este nuevo programa.

Esperamos que nuestros connacionales puedan, por consecuencia, beneficiarse de estas medidas. El éxito de las medidas, el éxito del programa está en el número de personas que se acojan a ellos; nosotros en la red consular incentivaremos a que nuestros connacionales tomen este beneficio, porque sin duda mejora su circunstancia de una manera muy importante y también su capacidad de contribuir a las comunidades que han elegido para desarrollar sus vidas en los Estados Unidos.

Director General de Comunicación Social, Eduardo del Río: Roxana González, de El Financiero, por favor.

Pregunta: Gracias. Buenas tardes.

Tengo dos preguntas al embajador; la primera: autoridades en Estados Unidos acaban de revelar que hay pláticas con México para comenzar a exportar petróleo ligero a nuestro país, dada la crisis petrolera que tenemos en México y en el mundo por los precios del petróleo, ¿cuáles serían las circunstancias reales o las posibilidades reales de que esto se pueda concretar y en qué punto están esas negociaciones?

Y, dos, en un asunto pendiente entre México y Estados Unidos, está la situación del Chapo Guzmán, quisiera saber ¿cómo va el avance en esta relación, en cuanto a la solicitud de extradición para esta persona, que ya se encuentra detenida en México?

Embajador Eduardo Medina Mora: En relación con el primer tema, ciertamente el gobierno de México hizo la solicitud al gobierno de los Estados Unidos de poder importar hasta 100 mil barriles diarios de petróleo ligero, este es para optimizar la operación de nuestras refinerías, tener una producción menor de subproductos que no son particularmente atractivos en los mercados internacionales ni necesarios en el mercado mexicano.

Esta solicitud se sometió al Departamento de Comercio, que es la autoridad competente desde el año pasado, va corriendo su trámite en muy buena ruta y esperamos que muy pronto podamos tener una resolución favorable, como el Departamento de Comercio lo ha autorizado ya con Canadá.

Canadá exporta volúmenes muy significativos de petróleo muy significativos de petróleo a los Estados Unidos y, sin embargo, importa petróleo ligero, precisamente porque la configuración de nuestra capacidad de refinación opera mejor de manera más eficiente con este tipo de petróleo y es una manera de optimizar nuestro mercado. Esto va por muy buen camino.

Ayer mismo la secretaria Pritzker se refirió a este evento o a esta solicitud, después de la reunión bilateral entre nuestros presidentes.

Por lo que hace a la detención del señor Joaquín Guzmán Loera, él enfrenta los procesos correspondientes en México y ciertamente, en su momento, en su oportunidad se tramitarán las solicitudes de extradición hacia los Estados Unidos, que no van a interrumpir los procesos en México.

En todo caso, la idea es que pueda enfrentar los juicios correspondientes en nuestro país y enfrentar las penas que correspondan a los delitos cometidos en México con aquellos que no teniendo identidad de tipo o identidad de conducta con los que son procesados en tribunales mexicanos, puedan ser ventilados en tribunales estadounidenses y luego las penas purgadas de manera sucesiva una detrás de otras, primero en México, después en los Estados Unidos.

Director General de Comunicación Social, Eduardo del Río: Última pregunta, Natalia Gómez Quintero, por favor, de El Universal.

Pregunta: Gracias. Buen día.

Tomando el caso de Ayotzinapa, me gustaría saber, si bien ya nos dijeron que ha participado el FBI, me gustaría saber si se encuentran todavía esos agentes aquí o se terminó ya ese trabajó, y si algunas otras agencias como la DEA o la CIA estarán participando. Si bien ayer mencionaron que no habría alguna colaboración específica en este tema, me gustaría saber qué viene en este caso.

Y también, ¿qué le dijeron al presidente respecto de la preocupación que expresó en otro momento, no precisamente ayer, del caso Ayotzinapa? Porque él ha expresado justamente esta preocupación.

Y una última cosa que es la relación con Cuba a través de Estados Unidos. Ayer altos funcionarios de la Casa Blanca dijeron que justamente habría un trabajo en el que México participaría de manera muy importante para trabajar cosas en conjunto.

A mí me gustaría saber si dentro de esos temas se encuentra el tema del caso de los Derechos Humanos, trabajar la situación de Derechos Humanos en Cuba de manera trilateral.

Gracias.

Embajador Eduardo Medina Mora: Me hago cargo, si le parece señor Subsecretario del tema, de la primera pregunta y le cedo el tema del segundo.

En el caso de la investigación puntual, en efecto hubo colaboración del FBI, sobre todo a lo que hace a las capacidades de investigación forense. Esto fue una tarea puntual, la investigación sigue abierta, sin embargo; no hay una presencia permanente de agentes de estas dependencias estadounidenses en nuestro país respecto de este caso. Hay una representación y una colaboración continua.

Lo que está claro en el tema es que la cooperación en materia de seguridad entre México y los Estados Unidos es continua, es intensa y no comenzó ahora, ha sido tradicional y obviamente se va a continuar hacia adelante.

Los puntos que se enfatizaron hacia adelante son; la reforma al sistema de justicia penal que en México se planteó desde la reforma constitucional del 2008 y que presenta un retraso importante en algunas entidades del país y que ciertamente requiere redoblar nuestros esfuerzos.

Como adoptamos el sistema de justicia adversarial, acusatorio oral, muy similar al que existe en los Estados Unidos, hay un enorme espacio de colaboración adicional, obviamente basado en la Iniciativa Mérida, pero no agotado en ella, para poder consolidar en avance en este tema.

En segundo lugar, la cooperación en la frontera compartida entre México y los Estados Unidos para mejorar las condiciones de comunicación y de coordinación para mejorar la fluidez comercial y humana de esta frontera y también su seguridad y desde luego en frontera Sur para el programa que ha implementado el Gobierno de México con respecto a la emisión de visas tanto temporales como de trabajo para ciudadanos centroamericanos.

Y la necesidad de aumentar las capacidades en términos de equipos biométricos que puedan comunicarse con la capacidad que ya existe en México y sobre esta base una cooperación adicional.

En este contexto, también con respecto a los eventos muy lamentables que han ocurrido en nuestro país en el último trimestre, enfrentar los nuevos desafíos que se plantean, sobre todo, lo que está a discusión en el Congreso de la Unión con respecto al fortalecimiento de las policías a nivel subnacional, estatal y municipal.

Teniendo cuerpos policiales más grandes, menos vulnerables a los embates de la delincuencia organizada y por consecuencia también ahí, un enorme espacio de cooperación bilateral para entrenar a nuestros policías, encontrar mejores métodos y procedimientos para tener una policía más grande, más competente, ser menos vulnerables ante esta nueva situación de la delincuencia organizada.

Que ahora de manera más fragmentada, en grupos más pequeños con menos reglas, tienen una inclinación mayor no sólo al tráfico de drogas, sino a crímenes predatorios que obviamente afectan de manera más importante la vida cotidiana de nuestros ciudadanos.

Subsecretario Sergio Alcocer Martínez de Castro: Muchas gracias.

Sobre el tema de Cuba. El presidente Obama el día de ayer reconoció los esfuerzos del gobierno mexicano a favor del acercamiento entre Estados Unidos y Cuba.

Especialmente lo que se realizó en meses anteriores, en donde la cancillería fue portadora de mensajes en uno y en otro sentido, sobre todo asegurando a una y otra parte que los esfuerzos de diálogo que se estaban dando de buscar una salida y una solución eran esfuerzos serios.

En ese sentido, así fue el comentario que expresó el presidente Obama, al tiempo que el presidente Peña tuvo la oportunidad de señalar el compromiso del gobierno de México de mantenerse como parte interesada, no únicamente porque somos vecinos, sino también porque creemos que podemos ser útiles en buscar este acercamiento y lograr la profundización y la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Tenemos temas compartidos los tres países, a los tres nos afectan los riesgos de carácter hidro- meteorológico, concretamente los huracanes que afectan el norte de la península de Yucatán, toda la isla de Cuba y buena parte de la península de Florida; algunas trayectorias, pero en las cuales tenemos mucho que aprender y tenemos mucho que coordinarnos los tres países.

Igualmente en los temas de inclusión bancaria en donde los tres países tienen oportunidades igualmente de profundizar, solamente por mencionar un par de ejemplos del tipo de trabajos que en el futuro tendremos que realizar entre los países. Ese tipo de manifestaciones que se dieron el día de ayer.

Sobre derechos humanos se comentó al margen de la organización de la Reunión de las Américas que tendrá lugar en Panamá en unos meses, en donde se señaló la importancia que se pueda tener una agenda abierta y amplia que fuera incluyente de todos los temas de interés para los países de la región del continente americano; y buscar que fuera una agenda lo más sencilla y flexible posible para incluir todos estos temas.

Director General de Comunicación Social, Eduardo del Río: Muchísimas gracias; muy buenas tardes.

ooOOoo