Washington, D.C. – Los ministros de energía de América del Norte se reunieron hoy, respondiendo al llamado de los Jefes de Gobierno de América del Norte de impulsar un programa de trabajo que permita ampliar el liderazgo del continente en materia de energía, fortalecer la seguridad energética de América del Norte,  apoyar la prosperidad económica compartida y el compromiso en materia ambiental. Esta reunión se deriva de una larga, productiva y exitosa historia de colaboración energética trilateral en Norteamérica.

En la Cumbre de Líderes de América del Norte celebrada en 2014 en Toluca, México, los Jefes de Gobierno afirmaron que la energía es una prioridad trilateral. Solicitaron a los ministros de energía de Canadá, Estados Unidos y México que se reunieran en 2014 con el fin de examinar vías para promover estrategias comunes en materia de eficiencia energética, infraestructura, innovación, energías renovables, fuentes no convencionales de energía, comercio energético y desarrollo responsable de los recursos energéticos.
Ernest Moniz, Secretario de Energía de Estados Unidos, Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía de México y Greg Rickford, Ministro de Recursos Naturales de Canadá, discutieron profundamente sobre una visión estratégica para el sector energético de América del Norte. Entre los temas principales destacaron: la colaboración en materia de datos y estadísticas energéticas públicamente disponibles; la reforma del sector energético mexicano, destacando su visión, enfoques y oportunidades para la cooperación trilateral; y la creación de una infraestructura energética segura para América del Norte.
El sector energético atraviesa un momento crucial en América del Norte. En efecto, la producción de petróleo y gas natural –a partir de fuentes convencionales y no convencionales– está aumentando en Canadá y Estados Unidos; México ha iniciado la instrumentación de una nueva legislación que revolucionará su sector energético; y la producción de energía renovable y la eficiencia energética van ganando terreno en los tres países. Esta coyuntura es una oportunidad histórica para fortalecer el potencial energético de América del Norte. A través de esfuerzos conjuntos, los tres países esperan lograr los objetivos siguientes:
Promover la seguridad, integración y colaboración en materia de energía a escala continental;

  • Fortalecer los vínculos directos entre sus respectivos gobiernos; y
  • Apoyar la colaboración entre empresas en el sector energético.
Los ministros de energía acordaron iniciar la cooperación trilateral en tres áreas estratégicas:
  • Colaboración en materia de datos energéticos públicos, estadísticas y mapas del sector;
  • Mejores prácticas para el desarrollo de petróleo y gas natural no convencionales de forma responsable y sustentable;
  • Una infraestructura energética segura y moderna en América del Norte en todos los aspectos: tanto infraestructura física como institucional, incluyendo políticas, regulación, fuerza laboral, innovación, prácticas que promuevan los bienes y servicios producidos mediante un uso eficiente de la energía, y   tecnologías sustentables.

En las semanas venideras se elaborarán planes de trabajo para implementar esta cooperación, y en diciembre de 2015 se presentará a los Jefes de Estado un informe sobre los avances alcanzados.