Comunicado de Prensa conjunto

22 de septiembre de 2009

 

Los Ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Cinco (G5) se reunieron el día de hoy en Nueva York, en el margen del 64 periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el fin de dar seguimiento a los acuerdos de la reunión de los Líderes del Grupo en L’Aquila, Italia, en julio pasado, y revisar las perspectivas de la próxima Cumbre de Líderes del G20.

 

La Reunión se llevó a cabo en la Misión Permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas, país que coordina los trabajos del G5, con la participación del Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, el Ministro de Asuntos Exteriores de China, Yang Jiechi, el Ministro de Asuntos Exteriores de la India, S.M. Krishna, la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa, y la Ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane.

 

Los cinco Cancilleres intercambiaron puntos de vista sobre la Cumbre del G20 en Pittsburgh, el Proceso de Heiligendamm-L’Aquila (HAP), el diálogo ampliado del G8 en la Cumbre de 2010 en Muskoka, y la coordinación entre los países del G5 en temas actuales de interés e importancia global.

 

Los Cancilleres abordaron la agenda de la tercera Cumbre de Líderes del G20, que tendrá lugar en Pittsburgh, Estados Unidos, el 24 y 25 de septiembre de 2009. En este contexto, al tiempo de señalar su compromiso con los principios y el Plan de Acción expresados tanto en la Declaración de Washington como en el Comunicado de Londres del G20, los Ministros subrayaron que ahora el reto es la implementación oportuna de los elementos acordados en el Plan de Acción de Washington y el Comunicado de Londres de las Cumbres del G20. Hicieron un llamado a impulsar la reforma integral de las Instituciones Financieras Internacionales para diseñar una nueva arquitectura financiera global y un nuevo orden económico con el fin de hacerlos más equitativos, transparentes y efectivos. También comentaron especialmente sobre las medidas para apoyar a los sectores más vulnerables de la población mundial. Coincidieron en la relevancia de que los países en desarrollo miembros del G20 mantengan una estrecha colaboración para impulsar efectivamente sus prioridades y propuestas.

 

Los ministros enfatizaron que el diálogo entre el G5 y el G8 es una iniciativa importante en la búsqueda de soluciones colectivas para enfrentar los desafíos globales de relevancia actual. Al compartir sus perspectivas sobre la Cumbre del G8 de 2010 en Muskoka, los Ministros señalaron el enfoque incluyente que Italia siguió para el diálogo ampliado del G8 de este año en L’Aquila, y expresaron su interés en que esta nueva etapa de asociación en términos de igualdad fortalezca nuestra capacidad colectiva de contribuir al avance de la agenda global.

 

Hicieron votos por que las sucesivas presidencias del G8 continúen desarrollando la dinámica iniciada en L’Aquila en un verdadero espíritu de diálogo constructivo.

 

Éste fue el cuarto encuentro anual de Cancilleres del G5 en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.