La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ratifica decisión en favor de mexicanos sentenciados a muerte y destaca incumplimiento de la obligación de E. U. de haber impedido ejecución de mexicano en 2008

Lunes 19 de Enero de 2009

La Secretaría de Relaciones Exteriores informa que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, Países Bajos, ratificó hoy que Estados Unidos (E.U.) continúa obligado a dar cumplimiento al fallo Avena de 2004, ya que no ha revisado ni reconsiderado las condenas de los mexicanos sentenciados a muerte incluidos en dicho fallo.

Como se recordará, el 5 de junio de 2008, México presentó ante la CIJ una solicitud de interpretación sobre el sentido y alcance del fallo Avena, con motivo de la decisión de la Suprema Corte de E.U. en el caso Medellín v. Texas, en la que el alto tribunal estadounidense sostuvo que el fallo de la CIJ no resulta obligatorio para las cortes de ese país. Posteriormente, la corte competente del Estado de Texas ordenó la ejecución del señor José Ernesto Medellín Rojas, la cual tuvo lugar el 5 de agosto de 2008, a pesar de las medidas provisionales ordenadas por la CIJ.

En su fallo de hoy, la CIJ resolvió, en forma unánime, que E. U. violó la orden de medidas provisionales del 16 de julio de 2008, al no haber tomado todas las acciones necesarias para impedir la ejecución del señor Medellín.

Si bien la CIJ decidió no efectuar la interpretación sobre el sentido y alcance del fallo Avena, el tribunal internacional reiteró la obligación permanente de E. U. de darle cumplimiento, dentro de un plazo razonable, mediante la revisión y reconsideración efectiva de las sentencias de los mexicanos cuyo derecho a la notificación consular fue violado por autoridades estadounidenses.

A la luz de esta nueva decisión, el Gobierno de México continuará desplegando todos los esfuerzos que estén a su alcance, hasta lograr el pleno cumplimiento del fallo de la CIJ.

Asimismo, el Gobierno de México reconoce los esfuerzos del Ejecutivo estadounidense con miras a lograr la implementación del fallo Avena, principalmente a través del memorando emitido por el Presidente Bush en 2005, ordenando a las cortes estatales de E. U. acatar el fallo de la CIJ.

Finalmente, el Gobierno de México hace votos por que la entrante Administración estadounidense emprenda acciones concretas que conduzcan al cumplimiento de las obligaciones internacionales de ese país derivadas del fallo de la CIJ, respetando plenamente los derechos de los nacionales mexicanos incluidos en el mismo, según lo estableció el más alto tribunal internacional.