Washington, DC, 10 de agosto de 2007

 

 

El Convenio fue firmado en Washington DC por los Embajadores Arturo Sarukhan y Ellsworth I. A. John

 

Las Embajadas de México y de San Vicente y las Granadinas son concurrentes ante los gobiernos de ambos países

 

El día de hoy, en la ciudad de Washington, DC, los gobiernos de México y de San Vicente y las Granadinas suscribieron un Convenio Básico de Cooperación Técnica y Científica, a fin de promover la cooperación en esos campos a través del establecimiento de programas en áreas prioritarias.

 

El Convenio fue firmado por el Embajador Arturo Sarukhan, por parte del gobierno mexicano, y por el  Embajador Ellsworth I. A. John, por parte de San Vicente y las Granadinas. Las Embajadas en Washington de México y San Vicente y las Granadinas son concurrentes ante los gobiernos de ambos países.

 

Durante la ceremonia, el Embajador Sarukhan reiteró a su homólogo el  compromiso del gobierno del Presidente Calderón por profundizar y ampliar las relaciones de México con el Caribe, y manifestó el interés del gobierno mexicano para que el Primer Ministro Ralph Gonsalves visite México pronto. 

 

El Convenio establece que las dos partes fomentarán la cooperación científica y técnica mediante acciones como el intercambio de especialistas y de documentos e información; la capacitación de recursos humanos; el intercambio de materiales y equipo; la elaboración de proyectos conjuntos de desarrollo científico y tecnológico, así como la organización de seminarios o conferencias, entre otros.

 

A efecto de asegurar la coordinación de las actividades de cooperación y de lograr las mejores condiciones para su aplicación, el Convenio establece una Comisión Mixta Técnica y Científica, la cual se reunirá alternadamente de manera bienal en México y en San Vicente y las Granadinas, y que vigilará el buen funcionamiento del Convenio, elaborará el programa bienal de actividades, evaluará periódicamente el programa en  su conjunto y formulará las recomendaciones que considere pertinentes.

 

El Convenio entrará en vigor treinta días después de la fecha en que las Partes se comuniquen por escrito, a través de la vía diplomática, haber cumplido con los requisitos exigidos por su legislación nacional para tal efecto y tendrá una vigencia de cinco años, prorrogables automáticamente por periodos de igual duración.