PALABRAS DEL EMBAJADOR EDUARDO MEDINA MORA

INAUGURACIÓN DE LA SEMANA BINACIONAL DE SALUD

 

Doctor Craig Shapiro, Director para las Américas de la Oficina de Asuntos Globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Licenciado Rodrigo Reina Liceaga, Titular de la Unidad Coordinadora de Vinculación y Participación Social de la Secretaría de Salud de México.

Distinguidos colegas del cuerpo diplomático y consular en Estados Unidos.

 

Estimados amigos y amigas,

Sean todos bienvenidos al Instituto Cultural Mexicano, la casa de nuestro país en Washington, D.C.

Hoy es un día muy especial para nosotros porque por primera vez en trece años, la Semana Binacional de Salud se inaugura en esta ciudad y al mismo tiempo se lleva a cabo el Foro de Políticas Públicas sobre Salud y Migración. Es también una ocasión especial porque nunca habíamos reunido en este recinto a tan distinguido grupo de personas de México y Estados Unidos comprometidas y dedicadas al cuidado de la salud de los migrantes.

Muchos de ustedes conocen bien la Semana Binacional de Salud y saben que se ha convertido en un referente obligado cuando se habla de iniciativas exitosas de atención a migrantes. Cada año más países, agencias gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil se unen a este esfuerzo que trasciende su delimitación temporal y geográfica. Los efectos multiplicadores de este programa - concentrado en el mes de octubre- perduran durante todo el año y llegan a todos los rincones donde se encuentra la población atendida. Justamente, este es el poder expansivo de la información y los servicios que ofrecemos durante esta Semana.

Nada de esto sería posible sin nuestros compañeros y aliados. La Secretaría de Salud ha sido fundamental para los esfuerzos conjuntos de acercamiento a las comunidades en Estados Unidos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, mediante el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y la red de 50 Consulados. La Semana Binacional de Salud y la operación de las Ventanillas no serían posibles sin el apoyo de nuestros colegas. Quiero aprovechar este momento para reconocer el liderazgo y apoyo a estos programas de la Dra. Mercedes Juan, quien no pudo acompañarnos hoy debido a los lamentables efectos de las tormentas de las últimas semanas en México. Agradecemos a todas las personas que han expresado su solidaridad y han aportado donativos para ayudar a los damnificados.

De igual forma, el éxito de estos esfuerzos se debe a las asociaciones público-privadas que hemos establecido a lo largo de este gran país. Desde un inicio, la Iniciativa de Salud de las Américas de la Universidad de Berkeley ha sido un aliado clave en la organización de la Semana Binacional de Salud. También hay miles de organizaciones locales, estatales y nacionales que se han sumado a este programa y que colaboran diariamente con los Consulados de México y sus Ventanillas de Salud para difundir información preventiva y facilitar el acceso a servicios para nuestros migrantes. Algunos de ustedes representan a estas organizaciones y quiero expresarles nuestro más profundo respeto y agradecimiento por la noble labor que llevan a cabo en sus comunidades.

 

Estimados amigos y amigas,

Los mexicanos y los hispanos enfrentan grandes retos sociales en Estados Unidos, particularmente en materia de salud. Ustedes conocen bien las estadísticas, entre las que destacan los 10.2 millones de hispanos que carecen de seguro médico; los altos índices de obesidad en comparación con la población estadounidense (31.9% vs. 26.1 en el año 2010); y el desproporcionado índice de cáncer cérvico-uterino entre las mujeres de origen latino, que es 1.8 veces mayor al de las nacidas en este país.

Esta situación es la que nos impulsa a trabajar diariamente con nuestras comunidades y a buscar formas innovadoras y creativas para asistirlas. Los mexicanos y los hispanos en general vienen a este país en busca de nuevas oportunidades y mayor bienestar. Para ello, la buena salud es un factor fundamental en la consecución de estos objetivos. El Gobierno de México toma seriamente su responsabilidad de ofrecer información y servicios de calidad a todos los mexicanos, ya sea dentro o fuera de nuestro país. Este compromiso se refleja en la red consular más grande del mundo de un país en otro, y en las 50 Ventanillas de Salud que atienden a un promedio de un millón de personas anualmente.

El Foro de Políticas Públicas sobre Salud y Migración, y la temática particular que abordarán en la sesión plenaria y las discusiones grupales que llevarán a cabo esta mañana no podrían ser más pertinentes en este contexto. Acceso a servicios de salud, así como enfermedades transmisibles y crónicas son sin duda los principales problemas que enfrenta nuestra comunidad. Estoy cierto de que su trabajo y continuo dialogo permitirá identificar acciones concretas que permitan abordar los retos inmediatos y aprovechar las oportunidades a futuro. En ese sentido, agradezco sinceramente al doctor Craig Shapiro por su presencia esta mañana y por el trabajo que realiza el Departamento de Salud y Servicios Humanos con la población más desprotegida que reside en este país.

Antes de terminar este mensaje de bienvenida y desearles el mayor de los éxitos en la Decimotercera Semana Binacional de Salud, permítanme reiterar que sólo la acción coordinada de gobiernos y sociedad civil podrá coadyuvar a mejorar las condiciones de vida de los migrantes en Estados Unidos. Estamos ciertos de que este es el camino correcto, un camino en el que más allá del origen nacional o el estatus migratorio se encuentra el sentido de responsabilidad y solidaridad humana que ha caracterizado históricamente a nuestras naciones.

Estamos en una coyuntura muy especial en la que se abren ventanas de oportunidad para nuestras comunidades, adicionales a las que hemos ido abriendo juntos durante los últimos años. El debate de una reforma migratoria en este país debería crear nuevas oportunidades para incrementar el bienestar de los migrantes, que tanto contribuyen con su trabajo diario a este gran país. El tema de la salud es y seguirá siendo un factor fundamental en esta discusión ya que, por encima de cualquier consideración, se trata de personas que lo único que buscan es lo mejor para sí mismos y sus familias. Los invito a que juntos sigamos siendo catalizadores del enorme potencial que tienen nuestros pueblos y países, cuando enfrentamos retos comunes de la mano.

Muchas gracias y mucho éxito.