Mensaje del Embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhan durante la ceremonia de suscripción del Acta 319

 

San Diego, California
20 de noviembre de 2012

Estimado Señor Secretario Salazar,
Señores Comisionados,
Colegas y amigos:

 

Antes que nada, lamento profundamente no poder acompañarlos en la ceremonia de suscripción del Acta 319. Desafortunadamente, compromisos previamente contraídos e inamovibles en mi agenda me impidieron atestiguar este acto histórico y de alta prioridad para el Gobierno del Presidente Felipe Calderón y sin duda alguna, para la historia de la cooperación entre México y Estados Unidos.

Permítanme reconocer de manera especial la visión del Secretario del Interior, Ken Salazar, así como el liderazgo ejercido por los Comisionados Salmón y Drusina y sus respectivas secciones de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), quienes en un plazo relativamente corto concluyeron una negociación compleja y que hoy, con la suscripción del Acta 319, se materializará en beneficios tangibles para las comunidades fronterizas de nuestros dos países.

México y Estados Unidos tienen mucho que celebrar con la firma del Acta 319. Permítanme destacar tres aspectos torales:

En primer lugar, este acuerdo es prueba tangible del ánimo de cooperación sin precedente que existe actualmente entre ambos gobiernos y que ha sido el motor para alcanzar consensos en temas como éste, de alta complejidad y sensibilidad, a lo largo y acho de todos los temas de la rica y profunda agenda bilateral.

En segundo, ambos gobiernos confirmamos nuestro compromiso de garantizar que temas prioritarios como la administración hídrica en el delta del Río Colorado, sean atendidos desde un enfoque integral y novedoso y en aras de continuar aspirando a que México y Estados Unidos compartamos una frontera próspera que abone al bienestar de nuestros pueblos, de cara al siglo XXI. Este acuerdo es muestra fehaciente que necesidades apremiantes como lo es el manejo integral de nuestros recursos acuíferos pueden atenderse de manera sostenible, incorporando consideraciones ambientales. El desarrollo y el medio ambiente son dos caras de la misma moneda. As you may all recall, Minute 319 is an agreement that builds upon the bold Joint Declaration on the Colorado River that former Secretary of the Interior, Dirk Kempthorne and myself signed on January 15, 2009. The Declaration fostered and promoted efforts undertaken by the IBWC to identify cooperation mechanisms that would secure sustainable management of the Colorado River Delta. The new vision jointly proposed by former Secretary Kempthorne and I in that Declaration would not be a reality today without Secretary Salazar’s singular statesmanship and visionary perspective. His commitment and engagement are without doubt, pivotal in getting Minute 319 negotiated and signed.

En tercer lugar, el Acta 319 es un texto con visión de futuro y por lo tanto, progresista, ya que promueve la colaboración binacional que prevé soluciones para posibles escenarios tomando en cuenta el reto que ha representado por un lado, el cambio climático y la degradación ambiental, y por el otro, las limitaciones actuales y futuras de nuestros recursos. Este acuerdo de cara a los próximos cinco años promoverá un enfoque genuinamente bilateral para la gestión sostenible del agua, la conservación ambiental en el delta del Río Colorado, y el desarrollo de la inversión y la infraestructura agrícola regional.

Señoras y señores:

Este acto es, sin duda, propicio para recordar que ninguna otra relación bilateral es más importante para la seguridad y la prosperidad de los Estados Unidos que su relación con México, de la misma manera que el bienestar del pueblo mexicano está inextricablemente ligado al bienestar de los estadounidenses. Gracias al compromiso de nuestros dos gobiernos, en los últimos años, México y Estados Unidos han desarrollado niveles históricos de confianza mutua y de colaboración a través de nuestra amplia agenda común. I am convinced that the mutual recognition that both countries have tremendous potential to further advance common initiatives for the well-being and prosperity of our people is a compelling reason for our two government to play an even greater role in deepening our strategic ties.

El Acta 319 sintetiza no sólo el estado actual que prevalece actualmente en la cooperación entre los Gobiernos de México y Estados Unidos, sino del pleno entendimiento y la sinergia que caracterizan nuestra interacción al estar atentos y comprometidos con la instrumentación de esquemas diseñados con una visión de futuro. El tema del manejo integral del agua durante estos años es uno que nos permite a ambos países demostrar que la política exterior sí puede afectar positivamente a nuestros conciudadanos. Es así que yo en lo personal, percibo el Acta 319 como una suerte de “diplomacia preventiva”, ya que gracias al acuerdo que hoy suscribimos, ambos gobiernos, a la luz de las previsibles sequías que se avizoran como resultado de patrones climatológicos, hemos decidido privilegiar la vía del diálogo y el entendimiento y evitar en el futuro próximo una “guerra del agua” entre nuestros países. Estoy convencido que el Acta 319 como ejemplo de “diplomacia preventiva” se podrá instrumentar plenamente porque goza del apoyo de todos los actores involucrados; es decir, se trata de un esfuerzo en el que los gobiernos federales somos tan sólo uno de los “múltiples socios”. Lo que hoy se firma es producto de la sinergia y estrecha colaboración que existe entre nuestros dos gobiernos federales con los gobiernos estatales y la sociedad civil de ambos países organizada a través de ONG ambientalistas. Les agradezco a ellas en particular su acompañamiento y apoyo en este proceso. De esta forma, hoy somos testigos de la enorme riqueza y diversidad de nuestra agenda bilateral y lo que se puede lograr cuando trabajamos juntos con voluntad, compromiso, entendimiento y dedicación.

Muchas gracias.