Embajada de México en Chile

Comunicado de Prensa 017/2017

Santiago, 16 de octubre de 2017

 

 

Muere a los 89 años Gonzalo Martínez Corbalá, ex Embajador de México en Chile

  • El destacado político y diplomático mexicano murió el domingo 15 de octubre de 2017 en la Ciudad de México.

    • A partir de hoy y hasta el miércoles 18 de octubre, la Embajada de México en Chile abre libro de condolencias.
    • De 1973 a 1974, asiló a cientos de chilenos en el edificio de la Embajada, así como en la Residencia Oficial de México en la que vivía. 
    • En 1992, el Embajador Martínez Corbalá recibió la Orden al Mérito en grado de Gran Cruz por parte del gobierno chileno.

    El Embajador Martinez Corbalá nació en 1928 en San Luis Potosí, México, y dedicó su vida al servicio público.  Fue Diputado, Senador y Gobernador y Embajador de México en Cuba y Chile. Será siempre recordado por su ejemplar y valiente ejecución de la política de asilo mexicana, tras el golpe de estado de Chile.

     

    Fueron más de 700 personas las que, entre 1973 y 1974, vivieron en la Embajada y en la Residencia de México en Chile, en algunos casos durante varios meses, motivo por el cual -en 2015- se colocó un  Memorial de la Solidaridad en la Residencia Oficial.  Las personas que residieron en los inmuebles mexicanos se suman a los aproximadamente tres mil asilados chilenos que se calcula llegaron a México durante la dictadura de Pinochet.

     

    Al año y medio de haber sido nombrado Embajador de México en  Chile, el diplomático mexicano hizo frente al derrocamiento del gobierno constitucional de Salvador Allende y acompañó personalmente a la familia del Presidente en su viaje a México. El Embajador Martínez Corbalá no escatimó esfuerzos por proteger al mayor número de personas posible. Recuerda en sus memorias: “no se le negó la entrada a nadie”, concretando así uno de los capítulos de mayor solidaridad de la diplomacia mexicana.

     

    Martínez Corbalá ejerció de manera decisiva la política de asilo de México, la cual, en distintos momentos ha tomado forma, como por ejemplo durante el franquismo en España, o como en el caso de  los exiliados argentinos, uruguayos o salvadoreños. Junto con el de otros destacados diplomáticos el legado de Martínez Corbalá sigue vigente.

     

    Por su entereza y calidad humana, el Embajador Martínez Corbalá será siempre recordado como un orgullo de la diplomacia mexicana.