Imprimir
Categoría: Junio 2014
Visto: 1149

Academia Mexicana de Ciencias
Boletín AMC/219/14
México, D.F., 22 de junio de 2014


•    Inicia hoy simposio en el que líderes científicos de los tres países examinarán los nuevos horizontes para la ciencia en los campos de la astrofísica, biotecnología, química verde, ciencias marinas y desastres
•    El comercio entre los tres países se ha más que triplicado y muchos de los logros económicos pueden ser atribuidos al TLCAN, sin embargo, este tratado no previó que la ciencia, la transferencia de tecnología y la innovación, jugarían un papel como principales impulsores del desarrollo social y económico en el mundo de hoy

Las academias de Ciencias de Canadá, Estados Unidos y México trabajan para lograr la más amplia cooperación entre los tres países. Como primer paso, se inició hoy en la Casa de la Universidad de California en la Ciudad de México, un simposio conjunto con la participación de jóvenes investigadores que trabajan en astrofísica, biotecnología, química verde, ciencias marinas, así como sobre riesgos y desastres. La reunión académica, que culminará el 24 de junio, está integrada por las presentaciones de la próxima generación de líderes científicos.

El simposio titulado: New Horizons in Science (Nuevos Horizontes en la Ciencia), está organizado por la Academia Mexicana de Ciencias, que preside José Franco; la Royal Society of Canada: The Academies of Arts, Humanities and Sciences of Canada, representada por Jeremy McNeil; y la National Academy of Sciences de Estados Unidos, cuyo titular es Michael T. Clegg.

De acuerdo con los organizadores, un paso importante en la cooperación norteamericana se inició con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), orientado desde hace 20 años a incrementar la integración económica entre Canadá, Estados Unidos y México. Ciertamente este tratado ha logrado sus objetivos, pues el comercio entre los tres países se ha más que triplicado pasando de 290 billones de dólares en 1993 a más de 1.1 trillones de dólares en 2012.

Si bien estos logros pueden ser atribuidos al TLCAN, añaden los organizadores, el tratado no previó completamente que el papel fundamental de la ciencia, la transferencia de tecnología y la innovación jugarían el papel como principales impulsores del desarrollo social y económico en el mundo de hoy.

Se ha estimado que más del 50% del crecimiento económico en el siglo XX se basó en los frutos de los descubrimientos científicos. Los tres socios norteamericanos tienen fuertes comunidades científicas, y los tres se beneficiarían aún más mediante una estrecha cooperación científica que puede conducir a nuevas tecnologías y nuevas soluciones para los desafíos del siglo XXI.

Consideran que las invenciones y los nuevos descubrimientos son alimentadas por el intercambio abierto de ideas y combinando los métodos y los conocimientos de las distintas disciplinas de maneras nuevas y creativas. Por otra parte, los retos en el siglo XXI, como el cambio climático, sólo pueden ser abordados con sólidos conocimientos científicos aplicados a nivel internacional.

En consecuencia, las academias de las tres naciones apuntan estar trabajando de manera conjunta para estimular el intercambio científico y concentrarse en la próxima generación de líderes científicos, con la certeza de que esta es la forma más eficaz de garantizar un mejor futuro para cada uno de sus países.

El programa completo puede verse en: www.ianas.org/newhorizonsinscience/


Jeremy McNeil, secretario de asuntos internacionales de la Royal Society of Canada; José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias; y Michael T. Clegg, secretario de relaciones exteriores de la National Academy of Sciences de Estados Unidos
El simposio “Nuevos Horizontes en la Ciencia”, está organizado por Jeremy McNeil, secretario de asuntos internacionales de la Royal Society of Canada; José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias; y Michael T. Clegg, secretario de relaciones exteriores de la National Academy of Sciences de Estados Unidos.